Las marcas de cosmética suelen crear gamas completas para tratar un determinado tipo de piel, sin embargo, se pueden mezclar cremas para el rostro con distintos tratamientospues hay zonas que tenemos más secas, otras con tendencia acneica o más sensible.

A la hora de cuidar nuestra piel, lo más importante es tener claro el problema que queremos tratar, además, no tenemos el mismo tipo de piel en todo nuestro rostro.

Por tanto, lo que importa es saber si tu piel necesita retinol, vitamina C, ácido hialurónico etc, la firma, el laboratorio o el precio del producto es lo de menos.

¡Cuidado con la mezcla de activos cosméticos!

Debemos prestar especial atención en la mezcla de los distintos activos que tenga cada producto, pues, si no lo hacemos correctamente, puede que no actúen bien, incluso pueden provocarnos irritación o aparición de manchas.

Nuestra recomendación es que acudas a tu dermatólogo para que estudie tu tipo de piel, y puedas comprar los productos adecuados, que, no tienen por qué ser los más caros o de marcas comerciales y conocidas.

Leer el etiquetado de los productos antes de mezclar cremas para el rostro

Es importante que aprendas a leer el etiquetado de los productos antes de comprarlos, asegurate de que realmente contengan el principio activo que estás buscando y en la cantidad recomendada por tu dermatólogo.

La vitamina C VS vitamina A

Hay principios activos como por ejemplo, la vitamina C que actúa como antioxidante que si se combina al mismo tiempo con la vitamina A, que es un potente activo antiarrugas, puede provocar irritación y sequedad.

Además debemos evitar aplicar una hidratante con retinol o vitamina A, en nuestra rutina de mañana, porque hace nuestra piel fotosensible al sol, y  si no aplicamos protección solar de SPF 30 en invierno y 50 en verano antes de salir a la calle, pueden aparecer manchas en nuestro rostro.

De cualquier modo, es mejor que las cremas que contengan retinol y que están indicadas para tratar los signos de la edad, se apliquen por la noche, para que actúen mientras dormimos y evitemos posibles problemas con el sol.

Ácido salicílico VS vitamina A

Si tienes la piel grasa y estás utilizando una hidratante que contenga ácido salicílco para evitar los brotes de acné, tampoco debes mezclarlo con retinol, pues puede provocarnos una reacción descamatoria de la piel del rostro, y si la reacción es muy fuerte, incluso la aparición de ampollas.

¿Cómo mezclar cremas para el rostro?

El orden en el que nos aplicamos los productos también es importante, a continuación te explicamos en qué orden y cómo mezclar cremas para el rostro en tu rutina de día y de noche:

Rutina de día

Siempre sobre la piel limpia, aplica primero un sérum que contenga vitamina C, seguido de la hidratante adaptada a tu tipo de piel, y por último el protector solar SPF 30 o 50 para los días de sol intenso, debes dejar un tiempo prudencial entre la aplicación de un producto y el siguiente para que la piel absorba bien cada producto.

Rutina de noche

Desmaquilla y limpia tu rostro, aplica un tónico para asegurarte de que eliminas toda la suciedad acumulada durante el día, después aplica un sérum o hidratante que contenga retinol o ácido hialurónico para la regeneración de la piel.

En definitiva, se pueden mezclar cremas para el rostro si sus principios activos combinan y no provocan daños en nuestra piel, también saber cómo aplicar las cremas faciales correctamente favorece su absorción y efectividad.

La clave está en saber leer el prospecto del cosmético para conocer los principios activos que lleva y en que cantidades, siguiendo siempre las recomendaciones del dermatólogo especialista que haya hecho un diagnóstico de tu piel.