La rosácea es una afección cutánea que se padece todo el año, pero lo cierto es que la rosácea en invierno empeora, haciendo las lesiones más patentes y visibles.

El frío, las bebidas calientes, ducharse o bañarse con agua muy caliente son los grandes enemigos de la rosácea en invierno.

No puedes olvidar que se trata de unas lesiones que afectan sobre todo a la piel del rostro, produciendo su enrojecimiento por los vasos sanguíneos de la piel. A esto, en ocasiones se le añade la inflamación de ciertas zonas de la cara, lo que hace aún más antiestética esta afección.

Origen de la rosácea

La verdad es que no se sabe porqué aparece la rosácea, lo que está claro que cuando surge afea nuestra piel y podemos tomar las medidas adecuadas para frenar en la medida de lo posible su aparición. Si conocemos las situaciones que provocan la rosácea cutánea, podemos intentar retrasarla o mitigarla.

Consejos

No te expongas demasiado al sol

Sobre todo a las horas en las que la radiación es más potente. Aunque sea invierno, el sol también incide en nuestro rostro, por tanto, no salgas de casa sin  hidratar bien la piel y aplicar protección solar.. Tampoco olvides las gafas de sol, pues son también un buen aliado a la hora de protegerte de las radiaciones.

Extrema los cuidados de la piel

Si sufres de rosácea, es especialmente importante mantener el rostro siempre limpio e hidratado.

Al limpiar el rostro, no frotes

Aplica con cuidado sobre el rostro un jabón neutro y acláralo bien con agua. Es preferible utilizar agua fría.

Pon especial atención a la limpieza de los ojos

La piel de los párpados es extremadamente sensible a la rosácea en invierno, humedece los algodones con el limpiador adecuado y retira el maquillaje y la suciedad son suaves toques. Si tienes los ojos secos, utiliza lágrimas artificiales.

Primeros síntomas

Ten en cuenta que ante los primeros síntomas de la rosácea , debes ponerte en manos de un especialista en dermatología, para que pueda llevar un seguimiento específico de tu piel y controlar las lesiones que te van apareciendo.

Existen una serie de medicamentos que pueden tratar las lesiones de la rosácea y mantenerla a raya.

Una vez controladas, pueden quedar pequeñas cicatrices similares a las que provoca el acné, que pueden disimularse con diversas técnicas como el láser IPL consulta con tu dermatólogo sobre las opciones que tienes para tratar el paso de la rosácea en tu rostro.

Es fácil y sencillo, solo tienes que ponerte en manos de los especialistas adecuados para poder hacer frente a las lesiones de la rosácea que aparecen con la llegada del invierno.