El glaucoma es una enfermedad visual degenerativa causada por un deterioro del nervio óptico encargado de enviar la información desde el ojo al cerebro. Afecta a más del 3 por ciento de la población, sobre todo a partir de los 60 años, y es una de las principales causas de ceguera en nuestro país.

El glaucoma provoca una pérdida progresiva e irreversible de la visión, por lo que es muy importante detectarlo y tratarlo a tiempo.


Origen 

Aunque se desconocen las causas exactas, se cree que el aumento de la presión intraocular provocado por el exceso de producción de humor acuoso daña el nervio óptico provocando esta enfermedad degenerativa. Sin embargo, algunas personas con glaucoma no presentan presión intraocular, por lo que todavía se están estudiando los mecanismos que intervienen en la aparición de esta enfermedad.

Entre los factores de riesgo que favorecen su desarrollo se encuentran la edad (aumenta el riesgo a partir de los 60 años) y la historia familiar.

Enfermedades como la diabetes puede dar Glaucoma secundario. Por lo tanto, si algún miembro de tu familia tiene glaucoma es conveniente que acudas al oftalmólogo para realizar controles frecuentes que puedan detectar de manera precoz cualquier cambio en tu visión.

Tipos

Se pueden distinguir varios tipos de glaucoma dependiendo del ángulo iridocorneal, que es el ángulo formado por la córnea y la esclerótica con el iris.

  • Glaucoma de ángulo abierto: puede afectar a un solo ojo o a ambos a la vez. El único síntoma suele ser la pérdida progresiva de visión y en ocasiones el ojo sano tiende a compensar la debilidad del ojo afectado por el glaucoma, lo que hace que la enfermedad se detecte ya en fases avanzadas.
  • Glaucoma de ángulo cerrado: además de pérdida progresiva de la visión, causa otros síntomas, como dolor ocular y de cabeza, la aparición de halos de color en torno a las fuentes de luz, náuseas y vómitos

Momento de aparición

El glaucoma puede ser congénito o adquirido. Congénito es el que aparece en los recién nacidos, seguido del infantil, juvenil y adulto.

El glaucoma también se puede clasificar como primario o secundario. Glaucoma primario en el que la elevación de la presión intraocular no se asocia con otros trastornos oculares, y SECUNDARIO un trastorno identificable ocular o no ocular altera el drenaje del humor acuoso, que da lugar a una elevación de la presión intraocular.

Los glaucomas secundarios pueden ser adquiridos o congénitos,y a su vez de ángulo abierto o cerrado

Solución

Aunque no puede curarse, sí se puede detener su progresión. Es muy importante acudir al oftalmólogo ante los primeros signos de alarma, ya que a pesar de poder frenar la enfermedad no se podrá recuperar la visión que se haya perdido hasta ese momento.

Existen varias opciones terapéuticas:

  • Fármacos: su objetivo es reducir la producción de humor acuoso y favorecer su drenaje, de manera que se mantenga estable la presión ocular.
  • Cirugía láser: existen técnicas eficaces tanto en el glaucoma de ángulo abierto como en el cerrado que consiguen aumentar el drenaje del humor acuoso(.hacer más grande el conducto por el cual se drena el humor acuoso.)
  • Cirugía filtrante convencional: se crea una nueva vía de drenaje del humor acuoso para reducir la presión ocular.