La fatiga visual no es una enfermedad, sino una consecuencia del sobreesfuerzo ocular que se produce cuando realizamos ciertas actividades.

Forzar la vista no nos previene para retrasar la presbicia o la vista cansada, pero en algunos casos sí podemos notar fatiga visual relacionada con algunos problemas como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo.

Lo que más daño hace a nuestros ojos es fijar la vista durante horas en el mismo sitio, sobre todo si lo hacemos de cerca. Con esta rutina, lo único que conseguimos es que los ojos se resequen e irriten.

Las largas jornadas laborales delante del ordenador, de los móviles o las tablets no ayudan nada. Según algunas investigaciones, los jóvenes y adultos pasan una media de 10 horas diarias frente a las pantallas., por ello es importante, descansar la vista haciendo pequeños descansos en el trabajo y hacer algunos ejercicios para mejorar la visión.

Además de esto, existen otras tareas que implican un esfuerzo visual considerable y que nada tienen que ver con la tecnología, como es el caso de los trabajos que realizan costureras, relojeros, etc.

Síntomas de la fatiga visual

El síntoma habitual de la fatiga visual suele ser la sensación de que tenemos como arena en los ojos, algo que nos raspa y pincha. También se nos pueden poner rojos y lagrimear. El dolor de cabeza suele ser frecuente y se siente en los ojos y alrededores.

El síntoma habitual de la fatiga visual suele ser la sensación de que tenemos como arena en los ojos, algo que nos raspa y pincha. También se nos pueden poner rojos y lagrimear. El dolor de cabeza suele ser frecuente y se siente en los ojos y alrededores. Este dolor también puede moverse desde la frente hasta alcanzar toda la cabeza, lo notaremos siempre a última hora del día o después de trabajar mucho con los ojos,  y es lo que le diferencia de otros tipos de dolores, como jaquecas o migrañas.

Hay tres cosas básicas y muy sencillas que podemos hacer por nuestros ojos para prevenir la fatiga visual:

  • Parpadear: evitará que nuestros ojos enrojezcan, que se sequen, irriten y duelan.
  • Descansar: levantar la vista y mirar a los lejos hará que los músculos oculares se relajen y los ojos descansen.
  • Cambiar la postura de espalda y cuello con frecuencia para evitar rigidez y posiciones tensas.

¿Qué hacer si ya sientes fatiga visual?

Si ya sientes los ojos cargados o pesados, para evitar que vaya a más puedes hacer lo siguiente:

  • Nunca te frotes los ojos, refréscalos humedeciéndolos con agua y aplicando una lagrima artificial que mejore la hidratación.
  • Usa gafas con filtro especial para el ordenador y coloca la pantalla a una distancia adecuada, con el filtro reducirás el esfuerzo de enfoque.
  • Tápate los ojos durante un rato con las palmas de las manos, manteniendo los ojos abiertos sin dejar que entre nada de luz esta técnica permite relajar la acomodación y la visión.
  • Levanta la vista y mira a un punto lejano durante un rato.

Si trabajas con el ordenador, se recomienda hacer esto cada 20 minutos aproximadamente, mirando a lo lejos durante unos 20 segundos. Además, debes tener siempre la pantalla por debajo de la línea de los ojos.

Y no olvides la importancia que tiene la luz. Procura realizar tus actividades siempre con la luz adecuada. Tenla bien situada a tu lado evitando que te deslumbre o haga sombras y acuérdate de no utilizar como única fuente lumínica la pantalla del ordenador o del móvil.