Cuándo acudes al oftalmólogo  para hacerte una revisión rutinaria, la dilatación de pupilas es una de las pruebas que se incluyen en el examen completo de los ojos.

¿En que consiste la prueba de dilatación de pupilas?

Las pupilas de los ojos, suelen dilatarse en ambientes poco iluminados, pero con esta prueba, el médico conseguirá una dilatación de pupilas también en ambientes muy iluminados.

Durante el examen, el oftalmólogo aplicará unas gotas oftálmicas que provocarán que a medida que se dilaten las pupilas, la luz empiece a molestar y la visión sea borrosa, tanto de cerca como de lejos.

Las gotas tardan en hacer efecto, más o menos unos quince o treinta minutos, tiempo en el que el paciente puede permanecer sentado en la sala de espera.

Una vez que la dilatación de pupilas es total, el médico tendrá plena visibilidad del interior del ojo y podrá, con un oftalmoscopio, examinar con detenimiento todas las partes del ojo, entre ellas, el nervio óptico, la retina y la mácula.

¿Qué detecta la prueba de dilatación de pupilas?

A partir de ahí podrá valorar aspectos como la presencia de desgarramientos u orificios en la retina, si existen síntomas de desprendimiento de retina, si las venas están obstruidas, si existe alguna parte del ojo inflamado o el nervio óptico está dañado, etc.

La prueba de dilatación de pupilas no causa dolor, aunque sí resulta un poco molesta para el paciente. Esta prueba se lleva a cabo por el médico especialista para diagnosticar y localizar problemas oculares y enfermedades habituales de los ojos como la retinopatía diabética o la degeneración macular, asociada a la edad.

La dilatación de las pupilas está desaconsejada en pacientes que tengan cataratas.

Sin embargo, si el paciente tiene cataratas en los ojos, no se debe realizar la prueba de dilatación de pupilas, pues puede provocar la aparición de un glaucoma en el ojo.

 

Si el paciente utiliza lentes de contacto, debe quitárselas antes de aplicar las gotas.

Además, es recomendable que acuda ha realizarse la prueba de dilatación de pupilas, con sus gafas, puesto que una vez concluido el examen, deberán transcurrir mínimo quince minutos, antes de volver a ponerse las lentillas.

Antes de realizar esta prueba el paciente debe saber que el efecto de las gotas oftálmicas, puede durar varias horas y durante ese tiempo la visión será borrosa y tendrá problemas para leer, especialmente de cerca.  Por estos motivos los expertos recomiendan utilizar gafas de sol para evitar el exceso de luz , y evitar conducir.