El bypass gástrico es una intervención quirúrgica que te permite eliminar los kilos que tienes de más. Está indicado en personas que tienen obesidad mórbida y es una cirugía que consigue reducir la cantidad de alimentos que se toman, al disminuir la capacidad que tiene el estómago, y la absorción de nutrientes, con la derivación que se hace del intestino.

Pero la cirugía no es mano de santo. Es decir, si no sigues las recomendaciones de tu equipo de especialistas, puedes volver a ganar parte del peso perdido. Normalmente, los problemas de ganancia de peso se suelen dar a los cinco años tras la cirugía, según un estudio publicado en la revista internacional JAMA Surgery.

La razón de engordar después del bypass gástrico

Porque todos tenemos una situación de estrés con la que nos da por comer, porque podemos bajar la guardia si vemos que estamos perdiendo más peso que el marcado en los objetivos propuestos o porque simplemente dejamos de hacer caso a nuestro equipo multidisciplinar de la Unidad de obesidad. Recuerda, que adelgazar es un proceso a largo plazo, donde mantener la calma y las ganas es clave para alcanzar la meta final: adelgazar y tener un buen estado de salud.

Te preguntarás ¿Cómo es que haya engordado después de someterme a bypass gástrico? La razón es compleja, y depende de las variaciones de las hormonas implicadas en la obesidad (leptina, ghrelina, insulina, glp1), gasto energético, cambios en la adherencia a una correcta alimentación y actividad física.

¿Cómo evitar engordar?

Por eso, es fundamental que te apoyes en tu equipo de especialistas Por eso, es fundamental que te apoyes en tu equipo de especialistas de la unidad de obesidad (médicos, nutricionistas, psicólogos). Tienes que ser consciente de todo el esfuerzo que te ha supuesto llegar hasta aquí para tirarlo todo por la borda. No dejes que una mala racha haga que vuelvas a engordar.

En el proceso de adelgazamiento el ejercicio físico también es un buen aliado. Incluirlo en tu día a día hará que te sientas mejor y te ayudará a evitar ganar peso.

Consejos para no engordar después un bypass gástrico

  • Busca un grupo de apoyo para no sentirte solo. Las personas que participan en reuniones periódicas de apoyo tienen un IMC más bajo tras la cirugía que las personas que no comparten sus experiencias.
  • Empieza a modificar tus hábitos dietéticos antes del bypass. Si pierdes algunos kilos antes de la intervención, te ayudará a sentirte más fuerte desde el punto de vista psicológico.
  • Mantente firme en las recomendaciones que te han dado y sé sincero en las visitas de seguimiento. Es la única forma que tiene tu equipo para ver los aspectos que te resultan más costosos de conseguir y valorar la forma de ayudarte a superarlos.
  • Apúntate a alguna actividad deportiva en grupo. Dejar el sedentarismo es clave para seguir perdiendo peso. Si te vuelves al sillón, volverán también los kilos de más.
  • Acostúmbrate a comer de una forma sana y saludable a unas horas determinadas. Las recomendaciones se inclinan por cinco comidas para repartir la cantidad de nutrientes durante el día. Olvídate de los picoteos sin ton ni son. Y cambia los hábitos. Si estás acostumbrado a ver una película con palomitas, opta por verla con unos trocitos de manzana o de piña.
  • Apóyate en tu familia y amigos para conseguir los objetivos marcados.

Hazte estas preguntas

Además, las siguientes preguntas te pueden ayudar a saber por qué estás ganando peso después de un bypass. Por ejemplo, comer más de la cuenta, no descansar bien y sentirte agotado son algunos de los motivos por los que puedes estar ganando peso.

  • ¿Cuántas veces comes al día?
  • ¿Cuántas veces sientes hambre?
  • Después de comer, ¿te sientes lleno?
  • ¿Cuánto tiempo te dura la sensación de plenitud?
  • ¿Qué cantidad de alimentos tomas en cada comida?
  • ¿Duermes bien?
  • ¿Te sientes cansado?
  • ¿Hay algún factor en tu vida que te genere estrés?
  • ¿Por qué crees que estás recuperando peso?