El cáncer colorrectal es la tercera causa por cáncer en ambos sexos y la segunda globalmente.

En su desarrollo es de especial relevancia la influencia del entorno. De esta forma, la mayor parte de los casos tienen lugar en los países industrializados y se ha objetivado un aumento de su incidencia a lo largo de la vida de los inmigrantes a países de alta incidencia.

Formas de presentación cáncer colorrectal

La mayoría de los cánceres colorrectales se originan a partir de un pólipo. Los pólipos son tumores  que crecen en la superficie de la mucosa. Pueden ser benignos o malignos o con potencial de malignizarse como los adenomatosos. Estos pueden tardar de dos a tres años en alcanzar un centimetro y de siete a díez años en hacerse un cáncer.

Cácer colorrectal síntomas

La mayor parte pues de los cánceres colorrectales en sus estadios iniciales no dan síntomas y sólo se diagnostican al hacer colonoscopia.

Cuando aparecen síntomas, estos pueden ser:

  • Cambio en los hábitos intestinales.
  • Estreñimiento de reciente aparición.
  • Cambio en la consistencia y tamaño de los heces.
  • Deposiciones negras o con sangre roja.
  • Sangrado rectal.
  • Dolor abdominal tipo cólico.
  • Debilidad y cansancio.
  • Pérdida de peso inexplicable

Cáncer colorrectal prevención

Existe abundante literatura a propósito de los factores que pueden intervenir en su desarrollo.

  • Alcohol: la relación es controvertida pero en general la evidencia indica que a mayor ingesta de alcohol más riesgo de cáncer de colon.
  • Tabaco: es un factor de riesgo para el cáncer de colon.  Se considera que el 15-20% de los tumores de colon son atribuibles al tabaco.
  • Obesidad: diferentes estudios asocian exceso de peso  con mayor riesgo de cáncer de colon. La asociación parece ser mayor para hombres y más para cáncer de colon que para cáncer de recto. De forma más concreta la asociación es con la circunferencia abdominal. El riesgo aumenta con el aumento de la circunferencia abdominal.
  • Actividad física: la asociación cáncer de colon y actividad física esta bien documentada y además forma homogénea. Se considera que la actividad física puede prevenir hasta el 15% de los tumores de colon.
  • Dieta: Muchos estudios epidemiológicos, pero no todos, señalan asociación entre ingesta de carne roja y/o procesada y cáncer de colon. Esta relación parece deberse sobre todo a la forma de cocinado. Por el contrario, algunos estudios señalan papel protector de dietas ricas en pescados, ricos en omega 3.

Existe por lo tanto  suficiente información para realizar recomendaciones para modificar influencias medio-ambientales que intervienen en el riesgo de cáncer de colon:

  • Evitar Tabaco y Alcohol.
  • Evitar Sobrepeso.
  • Mantener actividad física diaria.
  • Realizar cambios en la dieta, más en el patrón dietético global que en lo relativo a macro o micronutrientes concretos y sobre todo limitando la ingesta de carne roja y/o procesada.

Diagnóstico Precoz (Screening) cáncer colorrectal

Existen métodos no invasivos e invasivos que se utilizan para screening del cáncer colorectal

No invasivos

Test para la detección de sangre oculta en heces (test fecal inmunoquímico SOH)

Este test se basa en la detección de sangre en las heces. Si es negativo es poco probable que exista un cáncer de colon aunque no es exacto al 100%. Por ello hay que repetir la prueba todos los años si es negativa. Si es positiva quiere decir que hay sangre pero el cáncer no es la única causa posible. Puede se por un pólipo, hemorroides u otras. Hay que hacer una prueba para ver la luz del Colon (Colonoscopia). Este test es sencillo y barato. Se usa a nivel poblacional.

Test fecal inmunoquimico de ADN

Combina la detección de sangre oculta en heces y mutaciones del ADN del cáncer de colon. Se realiza cada 3 años. Es muy sensible. Es un test más caro que el anterior

Cápsula endoscópica

Requiere la misma preparación que una colonoscopia. Si hay alguna lesión hay que realizar colonoscopia otro día.  Se admite su utilización cuando no se puede realizar colonoscopia completa o cuando hay contraindicaciones para la misma o para la sedación que se realiza para hacerla.

Colonoscopia virtual o TAC-Colononoscopia

Es una TAC (tomografía axial computarizada) que permite ver la luz del colon. Tiene menos riesgo de perforación que con la colonoscopia y permite detectar pópilos de 1 cm o más. Si es normal hay que repetirla a los cinco años. Hay que preparar el colon y se reciben radiaciones como en cualquier TAC.

Septina 9

 Se realiza un análisis de sangre para analizar un gen llamado Septina 9 y ver si está metilado, ya que esta presente en esa forma en un gran número de tumores de colon y recto. Tiene una sensibilidad del 70% y una especificidad del 90%. Pero no detecta pólipos y puede no detectar el cáncer de colon en sus estadios iniciales. Su rendimiento es menor que los tests fecales  por lo que no se recomienda su uso como cribado poblacional.

Diagnóstico invasivo

Sigmoidoscopia

Explora los últimos 60 cm del Intestino grueso. Permite ver solo recto y colon izquierdo. Requiere menos preparación que la colonoscopia y no requiere sedación. Se debe repetir cada 5-10 años

Colonoscopia

Se considera el instrumento gold standard para el diagnóstico de cáncer de colon, con alta sensibilidad y especificidad. Permite detectar y resecar lesiones a lo largo de todo el intestino grueso. Requiere preparación del colon y sedación. En personas de no riesgo se realiza cada 10 años.

Esquema de Cribado de cáncer colorrectal

En general se recomienda iniciar el cribado de cáncer colorrectal a partir de los 50 años, en población general sin riesgo. Este se puede hacer con Colonoscopia, Sigmoidoscopia o test fecal inmunoquímico SOH

En personas con riesgo (según los antecedentes familiares), este cribado se debe iniciar antes y si el riesgo es importante se debe realizar con colonoscopia.

Sólo el 5% de los tumores de colon son hereditarios. La existencia de historia familiar de cáncer de colon en familiares de primer grado, aún sin diagnóstico de algunos de los síndromes hereditarios, aumenta el riesgo de desarrollar el cáncer de colon en un 20% de los casos.

Los principales Síndromes hereditarios son : El Síndrome de Lynch, la Poliposis adenomatosa familiar (FAP) yla Poliposis asociada a MUTYH  (MAP) .

Es recomendable consultar con el médico si existe algún antecedente familiar para poder valorar el riesgo, descartar la existencia de un síndrome hereditario e individualizar el cribado.

Conclusiones

El cáncer colorrectal es un tumor  es frecuente. Los hábitos dietéticos y el estilo de vida intervienen en su desarrollo y la modificación de los mismos permite realizar cierto grado de prevención. Es un tumor curable si se diagnostica de forma precoz y esta es posible gracias a los métodos de cribado actuales. Es también importante valorar la existencia de Síndromes hereditarios según historia familiar.

Bibliografía utilizada

1. Chan A T, Giovannucci E L . Primary Prevention of Colorectal Cancer. Gastroenterology 2010 June; 138 (6): 2029-2043

2. Thanikachalam K, Khan Cazala. Colorectal Cancer and Nutrition. Nutrients 2019,11,164

3. Oruç Z, Alikaplan M. Effect of exercise on colorectal cancer prevention and treatment. World J Gastrointest Oncol 2019 May 15; 11 (5): 348-366

4. Fundación Española del Aparato Digestivo. Cribado del cáncer Colorrectal.