La biopsia de próstata consiste en extraer pequeñas muestras de tejido de la glándula prostática que luego se analizarán para ver su composición. Normalmente, la biopsia de próstata se lleva a cabo para descartar un tumor cuando los niveles de PSA son elevados.

La biopsia de próstata se puede hacer por vía transrectal, a través del recto; transuretral, se accede por la uretra, y transperineal, se llega a la próstata por el perineo, es decir, entre el ano y el escroto. La primera es la más empleada y consiste en la introducción de una aguja fija en el recto para poder recoger las muestras de tejido que se van a analizar.

Normalmente, el procedimiento se lleva a cabo bajo anestesia general, por lo que se tendrá que dejar de comer y beber unas cuantas  horas previas a la realización de la prueba. Así, antes de la biopsia, se pone una vía intravenosa en el brazo para que vaya pasando la anestesia.

Como hemos comentado, la más normal es la transrectal y se suele hacer guiada por ecografía. Mediante la introducción de una pequeña sonda se llega hasta la próstata, donde el urólogo puede visionar la zona de donde quiere extraer las muestras. De ahí que esté guiada por la imagen del ecógrafo. No suele ser molesta, solo que se puede sentir ligeramente la extracción de las muestras, que no suelen pasar de 10 o 12.

En líneas generales, la biopsia de la próstata se hace de forma rápida y sencilla, y con la aplicación de anestesia no es dolorosa.

Otra opción es que el urólogo se guíe por el tacto rectal, aunque este procedimiento cada vez se utiliza menos ya que se recurre a la guía de imagen obtenida con el ecógrafo.

Durante los dos días siguientes a la biopsia de próstata se suele recomendar un reposo relativo, es decir, actividades diarias que no requieran mucho esfuerzo. Si aparece dolor o un poco de sangre en el recto no te preocupes, es normal. Además, la orina, las heces y el semen también se pueden teñir del color de la sangre.

Para evitar posibles infecciones, se suele recomendar tomar antibióticos de forma profiláctica, pero siempre hay que hacerlo si nos lo indica nuestro urólogo.

No obstante, debes acudir al médico si tienes:

  • Fiebre
  • Dificultad para orinar
  • Hemorragia prolongada o intensa
  • Dolor que empeora

Pero recuerda, la biopsia de próstata es un procedimiento seguro que debe llevar a cabo un profesional experimentado. Con ella, podrás salir de dudas y dar respuesta a tus problemas.