Una de las razones por la que los hombres se deciden a congelar el semen es porque se tienen que someter a algún tratamiento que compromete su fertilidad.

El mejor momento para llevar a cabo el proceso de congelar el semen te lo puede indicar tu urólogo especialistas en andrología, ya que será el encargado de valorar la calidad de tu esperma y cómo mejorarlo en el caso de que quieras conservarlo.

Congelar el semen

Causas habituales

Normalmente se suele congelar el semen,  cuando se va a llevar a cabo tratamientos para luchar contra el cáncer, ya que muchos de los fármacos empleados en quimioterapia pueden afectar a la salud de los espermatozoides. Además, la radioterapia también puede tener consecuencias negativas para la fertilidad.

Por eso, la solución está en congelar el semen, siguiendo las pautas adecuadas, para su posterior utilización.

El proceso

Así, si optas por congelar el semen o criopreservar tus espermatozoides debes acudir a un centro especializado donde cuenten con la experiencia necesaria y métodos adecuados, y sigan los estándares de calidad para llevar a cabo todo el proceso de forma reglada y segura.

  • El primer paso en el proceso de crioconservación es recoger el semen. Una vez recogido, la muestra se expone a unos 37°C para licuarlo. Una vez seleccionada, la muestra se mezcla en una proporción de 1 a 1 con un medio de congelación para que el esperma esté seguro.
  • La congelación se lleva a cabo de forma lenta y progresiva con nitrógeno líquido. Una vez que las muestras se han congelado, se colocan en unos recipientes especiales donde se almacenan en el nitrógeno líquido para conservarlos hasta que se necesiten.
  • En  cada eyaculación se pueden producir de uno a seis viales de esperma para congelar, que se almacenan y conservan con el nombre del paciente, la fecha de almacenaje y el número de registro. De esta forma, se lleva a cabo un control estricto sobre cada una de las muestras almacenadas.

Tasa de supervivencia de los espermatozoides

Ya hemos comentado que la tasa de supervivencia de los espermatozoides después de congelar el semen puede variar ampliamente. Dependiendo de la cantidad de esperma depositada, el laboratorio recomienda que uno de los tubos de almacenaje sea descongelado para examinar la situación del semen antes de utilizarlo. De esta forma, se podrá conocer cómo se encuentra y si se conserva de la forma adecuada.