La reserva ovárica hace referencia al número de óvulos que contienen los ovarios. Este número va disminuyendo conforme aumenta la edad, no solo en cantidad sino también en calidad, lo que hace que con el paso del tiempo sea más difícil concebir y llevar una gestación a término.

Conocer la reserva ovárica te puede ayudar a planificar tu maternidad, conocer las probabilidades de tener un embarazo natural o si necesitas recurrir a algún tratamiento de reproducción asistida que te ayude a cumplir tu sueño. Si decides retrasar la maternidad, también puedes optar por la preservación de ovocitos para utilizarlos más adelante.

Pero la reserva ovárica no es el único factor que influye en la fertilidad femenina. Por ello, si tienes dificultades para concebir, acude a tu ginecólogo para que haga los estudios necesarios y valore posibles tratamientos.

¿A qué se debe una reserva ovárica baja?

La edad es el factor más determinante que explica el descenso de la reserva ovárica, pero no el único. Otras posibles causas de una reserva ovárica baja son:

  • Quimioterapia.
  • Enfermedades genéticas y autoinmunes.
  • Endometriosis y otras enfermedades ginecológicas.
  • Menopausia precoz.
  • Antecedentes familiares de fallo ovárico.
  • Factores ambientales y hábitos de vida nocivos.

Cambios de la reserva ovárica con los años

El número de óvulos con los que nace una mujer es limitado y desciende con el paso del tiempo, reduciendo así las posibilidades de conseguir un embarazo. El recuento aproximado de óvulos en cada etapa de la vida es el siguiente:

  • Vida fetal: 6-7 millones.
  • Al nacimiento: 1-2 millones
  • Comienzo de la ovulación (13 años aproximadamente): 300.000 a 500.000.
  • Pico de fertilidad (20 años): 300.000 a 500.000
  • Progresión del descenso (35 años): 25.000
  • A partir de los 37 años disminuye la cantidad y calidad de los óvulos.
baja reserva ovarica

¿Cómo puedo conocer mi reserva ovárica?

Se puede conocer la reserva ovárica mediante una ecografía transvaginal, que se puede realizar de manera rutinaria en la consulta del ginecólogo y permite contar el número de folículos antrales de cada ovario. Cuando hay entre 6 y 10 folículos antrales de hasta 9 milímetros, se considera que la reserva ovárica es normal, mientras que por debajo de 6 folículos se puede hablar de reserva ovárica baja.

Pero la mejor manera de obtener información para valorar la reserva ovárica es mediante estudios hormonales específicos, que incluyen la hormona foliculoestimulante (FSH), el estradiol y la hormona antimulleriana (AMH), que es la que tiene más valor predictivo. La AMH es producida por las células de la granulosa que rodea el ovocito y se puede medir en cualquier día del ciclo. Se considera una reserva ovárica elevada cuando los niveles de AMH están en torno a 7 ng/ml; es normal si se sitúan entre 1-2 ng/ml, y es baja cuando el nivel es inferior a 1 ng/ml.

Posibilidades de quedar embarazada con una baja reserva ovárica

La reserva ovárica baja disminuye las posibilidades de concebir, pero no tiene por qué eliminarlas por completo. Si este es tu caso, es importante que acudas al especialista para que haga un estudio exhaustivo de tu caso, valore opciones de tratamiento y protocolos de estimulación que permitan obtener más óvulos, bien para intentar una concepción natural o mediante técnicas de reproducción asistida. En el caso de que no sea posible, puedes recurrir a una donante de ovocitos para intentar la gestación.

Preservar los óvulos con una baja reserva ovárica

Las mujeres que deciden retrasar la maternidad o sufren una merma de la reserva ovárica por otros motivos, como por ejemplo los tratamientos oncológicos, pueden recurrir a la preservación de óvulos mediante vitrificación. Este proceso permite conservar los óvulos y utilizarlos en el futuro. Para ello, se deben congelar a una edad favorable: de los 20 a los 37 años es el mejor momento para vitrificar óvulos. Después, se criopreservan y mantienen congelados en nitrógeno líquido a -196ºC, evitando el efecto deletéreo del tiempo en la cantidad y calidad de los óvulos. Se podrán descongelar y utilizar en el momento en el que decidas que quieres ser madre.

Lee más sobre baja reserva ovárica