El proceso de inseminación artificial es una técnica de reproducción asistida relativamente sencilla que consiste en la introducción directa de los espermatozoides en las trompas de Falopio, de manera que se pueda conseguir más fácilmente un embarazo, ya que el viaje al útero se acorta y se elimina cualquier posible obstáculo.

Tipos de infertilidad

El proceso de inseminación artificial se recomienda a las parejas que presentan ciertos tipos de infertilidad, como la causada por un recuento bajo de espermatozoides u otros defectos en la calidad del semen, por la endometriosis o trastornos en la ovulación. Asimismo, es un procedimiento que puede indicarse cuando se desconoce el origen de la infertilidad.

Si estás pensando en comenzar el proceso de inseminación artificial, el primer paso es acudir a un centro especializado y con amplia experiencia en técnicas de reproducción asistida, donde tras un exhaustivo análisis tuyo y de tu pareja podrán recomendarte el procedimiento que más posibilidades de éxito ofrezca según tus circunstancias.

tratamientos_reproduccion_asistida

Proceso de inseminación artificial

En el caso el que proceso de inseminación artificial sea la opción adecuada para ti, tu médico te prescribirá un tratamiento para la estimulación ovárica con el fin de promover el periodo de ovulación, mientras que a tu pareja se le pedirá una muestra de semen al que se someterá en el laboratorio a un proceso de ‘lavado y centrifugado’ para eliminar posibles toxinas y seleccionar los espermatozoides más robustos.

Si no cuentas con una pareja, podrás recurrir al Banco de Semen del centro especializado que te atiende.

Una vez seleccionados los espermatozoides, se introducen mediante un dispositivo especial en las trompas de Falopio.

El proceso de inseminación artificial se realiza en la consulta del especialista, sin anestesia, es bastante rápida e indolora.

Las molestias que causa no son mayores que las que puede generar una citología rutinaria. Tras el procedimiento, es posible que el especialista te indique que permanezcas recostada durante un periodo no superior a una hora para favorecer que los espermatozoides inicien su viaje, pero podrás volver a tus actividades diarias el mismo día del procedimiento.

Tasa de éxito de la inseminación artificial

La tasa de éxito del proceso de inseminación artificial varía dependiendo de diversos factores, entre los que se encuentran tu edad, el recuento y la calidad de los espermatozoides de tu pareja, la gravedad de la endometriosis cuando es la causa de los problemas de fertilidad, o la existencia de alguna alteración, daño u obstrucción de las trompas de Falopio.

La ventaja del proceso de inseminación artificial es que puede repetirse varias veces sin problema.

De hecho, es probable que para conseguir un embarazo necesites someterte a más de una inseminación artificial. Eso sí, debes contar siempre con el respaldo de un equipo de profesionales especializados que te den el apoyo médico y psicológico necesario para afrontar con éxito este proceso.