El estrés es un factor muy presente en las pacientes y parejas que acuden a las unidades de  reproducción asistida. La infertilidad es muy frustrante y difícil de aceptar y entender. Estamos “programados” desde niños para ser padres en el momento que deseemos y no siempre es así.

Hay que tener en cuenta que en el caso de la mujer puede causar incluso la falta de ovulación, mientras que en el hombre puede inducir una merma significativa del volumen de eyaculado o influir en la líbido y la frecuencia de relaciones sexuales. Y cuanto más tiempo se lleve intentando sin éxito tener un hijo, el estrés aumenta.

Ansiedad durante el tratamiento de reproducción asistida

Ya sólo consultar al especialista en Reproducción Asistida tras un año de intentar embarazo es motivo de ansiedad, existe miedo a encontrar factores limitantes, a lo desconocido, a cómo va a afectar a la vida en pareja…

La importancia del apoyo psicológico

Se estima que en torno al 30% de las parejas que acuden a las clínicas de reproducción asistida requieren apoyo psicológico. Existe cierta resistencia a aceptar que existe un problema que nos aleja de la “normalidad” de otras parejas y esta “ceguera involuntaria” puede afectar a nuestras relaciones, hay personas con grandes dificultades de comunicación que les impiden solicitar asesoramiento psicológico y es una herramienta esencial durante los tratamientos de fertilidad.

Los momentos clave son los que más estrés y estados de ansiedad generan en la mujer: la punción ovárica, la transferencia de embriones y las dos semanas que han de pasar antes de saber si el embrión se ha implantado correctamente y se ha producido el embarazo.

Terapia en pareja

La terapia aplicada en estos casos dependerá de la causa del estrés. De hecho, en muchas clínicas se recomienda una consulta con el psicólogo antes de iniciar el tratamiento.

Llegado el caso de considerarse necesario que la pareja siga una terapia adecuada, que puede ser individual o de grupo, lo importante es que con estas sesiones, los dos miembros de la pareja:

  • Aprendan a expresar sus emociones.
  • Puedan contar con la información necesaria y adecuada para tomar las pertinentes decisiones sobre el tratamiento de reproducción asistida.
  • Tengan a su disposición herramientas de trabajo útiles que les permitan afrontarlo con tranquilidad.

En ocasiones, la terapia de pareja puede ser una gran estrategia de apoyo durante las técnicas de reproducción asistida, ya que refuerza su relación, favorece unas mejores relaciones sexuales y reduce el estrés. También es positivo el contacto con otras parejas en su misma situación, por eso se organizan encuentros y talleres con parejas en la misma situación que favorecen romper el aislamiento y mejorar el estrés que producen estos tratamientos.