Las fases de la fecundación in vitro implican un proceso largo y en ocasiones un poco complejo Al menos el 15% de las parejas tienen problemas de fertilidad que les impiden ser padres.

El avance científico

El avance científico ha permitido el desarrollo y perfeccionamiento de técnicas de reproducción asistida que han arrojado nueva luz sobre estas parejas ofreciéndoles la posibilidad de cumplir con su objetivo de paternidad.

Entre estas técnicas se encuentra la fecundación in vitro (FIV), en la que la fecundación del óvulo por parte del espermatozoide se realiza en el laboratorio. Tras este procedimiento se lleva a cabo un cultivo y los embriones resultantes se transfieren al útero de la mujer para que continúen su crecimiento.

Lógicamente todo lo que engloba a las fases de la fecundación in vitro no es una técnica de reproducción asistida que las parejas elijan de inicio, sino que está indicada en casos de Endometriosis,  alteraciones del esperma graves , casos de  obstrucción de las trompas de Falopio que impide la concepción normal… En todo caso el especialista médico será quien recomiende la FIV tras hacer un exhaustivo análisis de la situación física y emocional de la pareja.

Fases de la fecundación in vitro

Estimulación ovárica

La estimulación ovárica es una de las primeras fases de la fecundación in vitro. Se administra un tratamiento hormonal inyectable que estimula los folículos ováricos con el fin de promover el desarrollo de multiples óvulos durante el ciclo menstrual, además de un fármaco para impedir que el periodo de  ovulación se produzca demasiado pronto.

Punción ovárica

Comenzamos una de las fases de la fecundación in vitro, es el momento de que antes de que los óvulos sean liberados y transiten hacia el útero por las trompas de Falopio, los especialistas extraerán con una fina aguja a través de la vagina los folículos ováricos maduros, con sedación de la paciente.

Mientras tanto se recogerá el esperma de la pareja, que será procesado para seleccionar los mejores espermatozoides. La posterior inseminación de los ovocitos también puede hacerse con esperma de donante.

Inseminación y cultivo de los ovocitos

Llegamos a una de las últimas fases de la fecundación in vitro, se produce cuando en el laboratorio se inseminan los óvulos con los espermatozoides.

Si el recuento de espermatozoides es bajo o tienen dificultades para fecundar el óvulo, se puede recurrir a una inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI), una técnica mediante la cual el especialista introduce un espermatozoide directamente en cada óvulo, aumentando así la probabilidad de que el óvulo evolucione.

Una vez inseminados, los ovocitos se incuban junto a los espermatozoides en un ambiente controlado.

Transferencia de embriones

Después de unos tres días de cultivo, los embriones se introducen en el útero a través de la vagina con un fino catéter.

A partir de ese momento la futura madre se administrará un suplemento de progesterona, una hormona que ayuda en el proceso de implantación. A las dos semanas de la transferencia se realizará un test de embarazo para comprobar si el tratamiento ha sido eficaz. El número de embriones transferidos está directamente relacionado con la posibilidad de tener un embarazo múltiple.

El éxito de la fecundación in vitro o FIV depende de muchos factores, como por ejemplo la causa de la infertilidad, la edad de los miembros de la pareja o el centro en el que se realice, por ello es importante acudir a centros especializados que cuenten con profesionales cualificados, la última tecnología y las más altas tasas de éxito en los procedimientos.