La recuperación tras una operación de hipermetropía, generalmente en la mayoría de las ocasiones se resuelve sin problemas, pero como en cualquier otra cirugía ocular hay que seguir las recomendaciones que nos dan los especialistas en oftalmología para que recuperemos la visión lo antes posible y sin ningún sobresalto.

La hipermetropía es más común de lo que pensamos, pero en niños y en adultos jóvenes suele pasar desapercibida ya que el ojo se encarga de compensar el defecto que hay en la curvatura de la córnea. Pero en ocasiones, es necesario acudir a la cirugía para corregir ese defecto corneal.

No son frecuentes la complicaciones si la cirugía la lleva a cabo un equipo de oftalmólogos con amplia experiencia en el área de la hipermetropía.

Después de la operación

Se trata de una intervención que no dura más de media hora. Una vez que nos recuperamos de la anestesia y pasa un tiempo prudencial, podemos volver a casa.

Tampoco es recomendable que en las horas posteriores a la intervención forcemos la vista. Aunque el ojo intervenido suele permanece tapado 24 horas, con el otro no debemos hacer esfuerzos innecesarios.

 

En cuanto a los hábitos de higiene, debemos evitar que el ojo intervenido entre en contacto con el agua. Por eso, a la hora de ducharnos debemos ser muy cautos y hacerlo con sumo cuidado para no mojar el ojo y no utilizar productos de higiene personal que contengan sustancias irritantes.

En las horas siguientes a la intervención debemos mantener un reposo relativo; es decir, podemos estar despiertos pero no debemos hacer actividades que requieran un esfuerzo físico.

Lo que debes seguir al pie de la letra los consejos médicos de recuperación tras una operación de hipermetropía que te indica el equipo de especialistas en Oftalmología que ha llevado a cabo la intervención.

Aunque muchas de las pautas que te den sean de sentido común, no debes tomártelas a la ligera porque cualquier impacto fortuito en el ojo puede echar por tierra los logros conseguidos con la intervención.

Posibles complicaciones

  • Una sobrecorrección del defecto de la córnea.
  • Ver algún destello lateral.
  • Ojo seco.
  • Infección.
  • Pérdida de visión.

Así pues,  para una pronta recuperación tras una operación de hipermetropía tienes que ser responsable y seguir las pautas marcadas en los primeros días después de la intervención para evitar que aparezca alguna infección o no cicatrice bien la mínima incisión que se ha hecho en el ojo.

Cuidarse unos días es clave para conseguir unos buenos resultados y recuperar la vista perdida.