La cirugía LASIK consiste en el uso del láser excimer para remodelar la córnea, modificar su curvatura y corregir así los problemas refractivos más frecuentes: la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.

¿Por qué es tan eficaz la cirugía LASIK?

La cirugía LASIK es la más utilizada para tratar los problemas refractivos porque es una de las técnicas más eficaces y seguras.

La intervención se realiza de manera ambulatoria –no requiere hospitalización- y con anestesia tópica.

El primer paso de la intervención consiste en levantar parte del epitelio corneal, creando un colgajo o solapa que se abre dejando paso a la córnea, sobre la que actuará el láser.

¿Qué es el microqueratomo?

Para realizar ese corte en el epitelio, el oftalmólogo utiliza una herramienta denominada microqueratomo, especialmente diseñada para su uso en el globo ocular, o bien con láser femtosegundo, que produce menos aumento de la presión intraocular durante la cirugía, permite una completa visualización del proceso quirúrgico y una rápida recuperación al ser la cicatrización más fuerte y estable.

Tras moldear la córnea con el láser, el especialista vuelve a colocar la fina capa epitelial en su sitio sin necesidad de poner puntos. El proceso de remodelado de la córnea es totalmente seguro y el láser actúa sobre la zona exacta que se debe modificar, sin alterar el tejido circundante.

¿Dónde puedo realizarme la cirugía LASIK?

Es importante acudir a médicos especializados en Oftalmología que valoren el problema refractivo que tenemos, nos hagan los exámenes y pruebas necesarias y determinen si esta técnica es la que más nos conviene.

Y es que a pesar de su eficacia y seguridad, la cirugía LASIK tiene algunas limitaciones y no puede indicarse de manera universal.

¿ Y si tengo una alta graduación?

En los casos de miopía, por ejemplo, no está recomendada en las personas con más de 12 dioptrías, mientras que el astigmatismo puede corregirse siempre que no supere las 6 dioptrías.

Cuando las dioptrías son muy altas, la cirugía refractiva con lente intraocular fáquica puede ser una excelente opción para corregir la vista. La cirugía LASIK tampoco está recomendada si la córnea es excesivamente delgada, ya que no deja margen para su moldeado.

4 factores importantes de la cirugía LASIK

Precisión y rapidez: la intervención no dura más de 15 minutos.

El procedimiento es indoloro, genera muy pocas molestias y las complicaciones son poco frecuentes.

La recuperación visual es más rápida que con otras técnicas.

Es posible incorporarse a la vida laboral pasadas 24-48 horas de la intervención.

El LASIK no corrige la presbicia

Otra cuestión a tener en cuenta es que la cirugía LASIK no mejora la presbicia o vista cansada, por lo que si una persona con miopía corrige este problema con la cirugía, seguirá necesitando gafas para ver de cerca.