Para entender qué es un agujero macular es importante conocer la mácula y su funcionamiento. Seguramente muchas personas nunca hayan oído hablar de ella, pero es la parte más importante de la retina, ya que es la responsable de la visión central y detallada, y de que también podamos ver el movimiento y los objetos pequeños.

Gracias a ella tenemos la suficiente calidad de visión como para conducir, leer o hacer trabajos manuales, entre otras cosas.

El humor vítreo

El ojo está en su mayor parte relleno de una sustancia gelatinosa, llamada humor vítreo.

A medida que envejecemos, el humor vítreo se encoge sin ningún efecto negativo en la vista. Pero en algunos casos, el humor vítreo se adhiere a la mácula y no se despega, haciendo que el tejido

macular se estire y se rompa formando un agujero.

¿Cómo evoluciona el agujer macular?

Si este agujero progresa, aparece un punto ciego en la visión central que deteriora la capacidad de ver objetos cercanos y distantes.

En general, los síntomas del agujero macular aparecen en un solo ojo y es raro que se produzcan en ambos ojos. Su desarrollo es progresivo con tendencia a empeorar si no se trata adecuadamente.

¿Cuáles son los síntomas del agujero macular?

  • Disminución de la visión.
  • Visión distorsionada o borrosa.
  • Una mancha oscura en el centro del campo de visión.

El agujero macular puede manifestarse de un día para otro, si bien es cierto que en ocasiones la pérdida de visión se produce de forma progresiva durante semanas o incluso meses.

¿Existe tratamiento para el agujero macular?

En cuanto al tratamiento del agujero macular, en algunos casos se ha conseguido mejorar la visión se reliza una vitrectomia y retirada de una membrana fina que llamamos membrana limitante interna. Esto relaja la retina alrededor del agujero macular y permite su cierre.

Este tratamiento es el más efectivo para reparar un agujero macular y posiblemente para mejorar la visión.

Habitualmente el ojo recupera algo de la visión perdida a medida que el agujero macular se cierra. La cantidad de visión recuperada depende del tamaño del agujero y del tiempo que hace que lo tenemos.

Si notamos cualquier cambio o alteración en nuestra vista, o algunos de los síntomas de agujero macular que hemos mencionado antes, hay que visitar cuanto antes al oftalmólogo para que valore la salud de nuestros ojos.