Ante los primeros síntomas de la conjuntivitis, es conveniente acudir a un especialista en Oftalmología que valore nuestro caso y que determine la causa de la conjuntivitis para que puede poner remedio cuanto antes.

La conjuntivitis consiste en la inflamación de la conjuntiva, la parte blanca del ojo. La conjuntiva es el tejido delgado claro que se encuentra sobre la parte blanca del ojo y las líneas del interior del párpado. Cuando hay conjuntivitis, los ojos se enrojecen y suele aparecer picor. Hay que tener cuidado porque algunas conjuntivitis pueden ser muy contagiosas.

¿Cuáles pueden ser las causas de la conjuntivitis?

  • Virus
  • Bacterias
  • Sustancias irritantes, como champú, suciedad, humo y cloro de la piscina
  • Alergias al polvo, al polen o que afectan a algunos usuarios de lentes de contacto

Por eso, ante los primeros síntomas de la conjuntivitis, es conveniente acudir a un especialista en Oftalmología que valore nuestro caso y que determine la causa de la conjuntivitis para que puede poner remedio cuanto antes.

Síntomas de la conjuntivitis

Entre los síntomas más comunes de la conjuntivitis, sea del tipo que sea, se encuentra:

  • Enrojecimiento de la conjuntiva y de la parte interna del párpado.
  • Picor.
  • Irritación.
  • Vista borrosa.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Más lágrimas de lo normal.
  • Secreción de un líquido amarillento o verdoso.

¿Puede ser una infección de origen vírica?

Para conocer la procedencia de la conjuntivitis, el oftalmólogo puede recoger una muestra de la parte interna del ojo para saber si la conjuntivitis es de origen infeccioso. Mientras tanto, para aliviar los síntomas de la conjuntivitis se puede limpiar el ojo con agua desinfectada y una compresa para despegar y eliminar el líquido que supura el ojo, lo que se conoce comúnmente como legañas.

Si la conjuntivitis está causada por una bacteria, se aplicará algún colirio con antibiótico, mientras que si se trata de un virus, tendrá que seguir su curso normal, aunque se puede utilizar algún colirio para aliviar las molestias y la inflamación.

Conjuntivitis muy contagiosas

Las conjuntivitis víricas son muy contagiosas y hay que tener mucho cuidado con ellas para no transmitirlas a las personas de nuestro entorno. En ocasiones, se recomienda no acudir al puesto de trabajo o, en el caso de niños, al colegio.

En el caso de las sustancias irritantes, se recomienda lavar bien el ojo con agua para eliminar cuanto antes el contacto de dicha sustancia con los ojos. En unas horas, la irritación debe desaparecer. De no ser así, hay que acudir a un centro médico especializado.

Con respecto a las conjuntivitis alérgicas, una vez que se elimina el alérgeno, éstas remiten, no obstante, se puede emplear algún colirio para aliviar el picor y las molestias.