El vítreo está adherido a la retina y cuando se separa espontáneamente de ésta se produce lo que se denomina comúnmente como desprendimiento de vítreo.

El humor vítreo es el gel transparente que llena la parte interna del ojo, concretamente la parte entre la retina y la cara posterior del cristalino.

Tras el desprendimiento de vítreo

A consecuencia de un desprendimiento de vítreo, a veces se forman flóculos vítreos que con condensaciones dentro del gel, en su mayoría formado por agua, fibras de colágeno, ácido hialurónico y algunas células de la parte posterior del ojo y se mueven dentro del vítreo, y con el paso de la luz proyectan su sombra sobre la retina, esas sombras serían las llamadas moscas flotantes.

Moscas flotantes y destellos

Las moscas flotantes son cuerpos que se mueven en forma de puntos o sombras, se ven de forma repentina al mirar hacia zonas claras y se desplazan con el movimiento de los ojos por nuestro campo visual. También pueden verse “centelleos” como destellos de luz o estrellas cuando el vítreo se encoge y tira de la retina. Este es uno de los motivos más frecuente de consulta en las visitas al oftalmólogo.

Las moscas flotantes pueden tenerse durante años tras un desprendimiento de vítreo, en la mayor parte de los casos son inofensivas y disminuyen con el tiempo, aunque no suelen desaparecer.

Aumento de moscas flotantes

No hay que alarmarse, por un desprendimiento de vítreo pero si notamos un repentino aumento de las moscas flotantes, tanto en número como en tamaño, acompañado o no de destellos de luz, entonces es necesario acudir al oftalmólogo para asegurarse de que no se ha producido ningún daño en la retina.

La retina no deja de funcionar correctamente por desprendimiento de vítreo a no ser que se forme un desgarro y que se desprenda. Si solo se forma un desgarro la retina sigue funcionando correctamente. Un desgarro de retina no es grave, en muchos desgarros no dan lugar a desprendimiento de retina pero si es importante que se detecte a tiempo.