Hay muchas personas que tienen vista cansada y astigmatismo, esto puede provocar que la calidad visual y de vida pueden verse muy mermadas.

En la actualidad, existen tratamientos quirúrgicos seguros y eficaces para corregir de manera simultánea la presbicia y estos problemas de refracción con el objetivo último de evitar la dependencia de gafas y lentillas.

Corregir vista cansada y astigmatismo

La vista cansada o presbicia es la pérdida de la capacidad del ojo para enfocar de cerca, por ejemplo, al enhebrar una aguja, al leer o hacer manualidades, y surge de manera natural a medida que envejecemos. No se puede prevenir puesto que está asociada al proceso natural de envejecimiento de los órganos y suele presentarse a partir de los 40-45 años.

Por ello, ante los primeros signos de presbicia, es importante acudir al oftalmólogo para que pueda analizar nuestra salud ocular, ver su evolución, detectar otros problemas de refracción y valorar algún tipo de tratamiento.

Técnicas

Entre las técnicas más frecuentes para corregir la vista cansada y astigmatismo:

Lente intraocular multifocal

Se extrae el cristalino y en su lugar se coloca una lente intraocular multifocal gracias a la cual es posible enfocar de lejos, media distancia y de cerca.

Es el cerebro el que en cada situación decide el enfoque que debe usar el ojo mediante un procedimiento llamado pseudoacomodación.

Esta intervención puede hacerse en un solo ojo o en ambos, y se puede combinar con el láser excimer para corregir otros defectos refractivos.

Cirugía láser para visión multifocal binocular combinada

Se utiliza la cirugía láser para remodelar la córnea y mejorar tanto la visión intermedia como próxima.

Esto se consigue corrigiendo un ojo para que vea bien de lejos (ojo dominante) y el otro para que vea bien de cerca (ojo lector). Así es posible obtener una visión adecuada sin perder la visión binocular.