El sobrepeso y la obesidad son algunos de los principales factores de riesgo de insuficiencia cardiaca y se estima que el riesgo de sufrir este trastorno se multiplica por dos en las personas con obesidad en comparación con las que tienen un índice de masa corporal (IMC) normal. Además, las personas obesas con insuficiencia cardiaca pueden desarrollar un aumento del tamaño del corazón, lo que se conoce como cardiomiopatía.

La obesidad, principalmente la abdominal, puede causar insuficiencia cardiaca a través de complejos mecanismos que interactúan entre sí y que se ven influidos por trastornos como la hipertensión, la hipercolesterolemia o la diabetes. Sin embargo, estudios recientes muestran que en la relación entre la obesidad y la insuficiencia cardiaca intervienen factores aún más profundos, como los procesos inflamatorios o la disfunción endotelial.

¿Cómo podemos adelgazar para cuidar nuestro corazón?

Se ha demostrado que las técnicas de cirugía bariátrica de reducción de estómago, como el bypass gástrico , y los procedimiento para la reducción de estómago sin cirugía, como el Método Endosleeve Apollo (Gastroplastia Vertical Endoscópica) y el Método POSE (Primary Obesity Surgery Endoluminal o Cirugía Primaria de Obesidad Endoluminal), son eficaces y seguros para la pérdida de peso en pacientes con obesidad grave o mórbida que presentan enfermedades cardiovasculares, como la insuficiencia cardiaca.

Además de mejorar la calidad de vida global de los pacientes, con la cirugía bariátrica, el Método Apollo y el Método POSE se consigue una reducción significativa del riesgo cardiovascular y de los factores asociados, como la hipertensión y los niveles elevados de glucosa y colesterol en sangre. Además, la pérdida de peso abdominal se asocia con una mejora en el funcionamiento de los vasos sanguíneos.

Cómo afecta la obesidad a nuestro corazón

Tanto la gastroplastia Endosleeve Apollo como el Método POSE tienen como objetivo reducir la capacidad del estómago, de manera que el paciente ingiera menos alimentos y calorías.

Para conseguir esta reducción de estómago, en la gastroplastia Endosleeve Apollo se realizan suturas a través de toda la curvatura mayor del estómago, mientras que en el Método POSE se hacen una serie de pliegues en el fundus gástrico.

Información sobre tratamientos para adelgazar

Ambos procedimientos se realizan mediante la introducción de un endoscopio por la cavidad bucal, por lo que son técnicas poco invasivas que se llevan a cabo de forma ambulatoria (no requieren hospitalización) y permiten que el paciente vuelva a su casa el mismo día de la intervención.

La gastroplastia Endosleeve Apollo y el Método POSE están indicados en personas con un IMC de entre 30 y 40 (obesidad grave o mórbida).

El bypass gástrico también está indicado en los casos de obesidad grave y mórbida, y consiste en una reducción de estómago junto a una derivación que conecta la parte del estómago encargada de recoger los alimentos con el intestino delgado pero saltándose una parte de éste, de manera que al ser más pequeño el estómago se ingieren menos alimentos y también menos nutrientes al evitar el paso por una parte del intestino delgado.