El aumento de azúcar en sangre produce lo que se conoce como diabetes, una enfermedad crónica que debe manejarse correctamente para que no aparezcan complicaciones, como retinopatía, nefropatía o pie diabético.