Ictus. Se produce cuando hay una alteración en la circulación que llega al cerebro. Ante los primeros síntomas hay que acudir a un centro sanitario, ya que el tratamiento precoz es clave para la recuperación.