¿Qué es el hombro doloroso u omalgia?

El hombro doloroso, también llamado omalgia, es una patología muy habitual que consiste en el dolor y déficit funcional del hombro.

La mayor parte de los pacientes inicialmente acuden al traumatólogo que es quien establece la causa primaria de la patología. A continuación, son tratados de forma convencional, con mediación analgésica y sobre todo con tratamiento con rehabilitación y/o fisioterapia. La mayor parte de los pacientes responden adecuadamente a ese tratamiento y obtienen una buena resolución del problema.

Unidad del dolor para tratar la omalgia

Sin embargo, hay algunos pacientes que no responden bien al tratamiento, ya sea porque no puede hacer la fisioterapia debido a que tienen mucho dolor o porque la patología no cede al tratamiento con fisioterapia, en los que sí se podrían ver favorecidos por las alternativas que puede ofrecer la Unidad de Dolor.

Síndrome del hombro doloroso: tratamientos alternativos

La mayor parte de estos pacientes son remitidos directamente a la Unidad de Dolor a través del traumatólogo o rehabilitador, pero en caso de dolor crónico del hombro que no mejora con ningún otro tratamiento, los pacientes podrían acudir directamente donde se les plantearán alternativas de tratamiento.

Nuestras alternativas están orientadas a mejorar el dolor, no son curativas, pero aparte de mejorar el dolor pueden permitir que el tratamiento de fisioterapia o de rehabilitación pueda progresar y hacer que el cuadro avance de forma adecuada.

Infiltraciones en el hombro

Podemos ofrecer diversos tratamientos más allá de la medicación, y de hecho lo diferencial son los procedimientos invasivos, que quiere decir haciendo infiltraciones que podemos hacer no solo en las estructuras convencionales del hombro, como en articulación, sino también a nivel de bloqueos nerviosos que pueden ayudar a mejorar los síntomas del dolor en pacientes en los que tienen una clara e importante limitación de movilidad relacionada por el dolor.

Radiofrecuencia en el hombro

Algunos de esos tratamientos pueden incluir, por ejemplo, la radiofrecuencia del nervio supraescapular que es un procedimiento muy sencillo con muy poco riesgo y que suele ser bastante eficaz para controlar el dolor en pacientes que tienen patologías como por ejemplo capsulitis adhesivas u hombros congelados y bloques a nivel articular de las diferentes articulaciones del hombro, como la acromioclavicular o la escapulohumeral. Todos estos procedimientos están orientados a mejorar el dolor y es muy importante que el paciente entienda que si conseguimos mejorar el dolor no hemos acabado el tratamiento, sino que es necesario acudir de nuevo al fisioterapeuta o rehabilitador para intentar conseguir ya de forma real una recuperación a largo plazo.

Lee más sobre el hombro doloroso

Infiltración de ácido hialurónico para el dolor de hombro

Lesiones en el hombro: tipos y ejercicios