Habrás oído hablar mucho del colágeno, en el ámbito de la belleza y el mantenimiento de la juventud, pero, ¿Sabes realmente qué es y para qué sirve el colágeno? Aquí te lo contamos

¿Qué es y para qué sirve esta proteína?

El colágeno es una proteína, la más abundante de nuestro cuerpo,  y que produce nuestro propio organismo por si solo, sin embargo, su proceso de producción se ralentiza con el tiempo, normalmente a partir de los 30 años.

Como todos los aminoácidos, esta proteina aporta resistencia y elasticidad a nuestros tejidos. Por eso, es tan importante para los huesos, tendones, cartílagos y piel, por ello es bueno intentar introducir esta proteína, también a través de la alimentación.

Alimentos que contienen colágeno

Para su formación es esencial la vitamina C, muy beneficiosa para mantener sanos los tejidos del organismo. La podemos encontrar en frutas, como el kiwi, los limones, las mandarinas y las naranjas,  o verduras, como las coles, los pimientos, los berros, los canónigos, las acelgas, etc. También existen multitud de cremas y cosméticos que contienen colágeno, en especial aquellos productos destinados a retrasar el envejecimiento y las arrugas.

Tienes que tener en cuenta que a veces la dieta no es suficiente. De ahí que cada vez se prescriba más el consumo de esta proteína que podemos  encontrar en farmacias, herbolarios  y  otros establecimientos en forma de suplementación.

El colágeno hidrolizado

Se recomienda tomar unos 10 gramos diarios de colágeno. El más popular es el hidrolizado, una solución soluble que se puede mezclar con los alimentos para ingerirlo. De todas formas, hoy en día se comercializa en todo tipo de formatos: pastillas, líquidos, polvo…

Consecuencias de tener déficit de colágeno

El déficit de colágeno produce efectos en el organismo que afectan al cuerpo  de forma significativa. Su carencia puede provocar:

  • Fragilidad en las uñas.
  • Empeoramiento del aspecto de la piel con pérdida de firmeza, flacidez y facilidad para crear moratones.
  • Músculos agarrotados, calambres y poca fuerza muscular.
  • Dolor en las articulaciones, ya que su carencia provoca la degeneración de los cartílagos.
  • Dolor dental, provocado por la falta de fuerza en las encías.
  • Empeoramiento de la circulación, generando en ocasiones dolor de pecho y de cabeza.

Tomar colágeno diario ayuda por tanto a fortalecer los huesos, disminuir las arrugas, activar la circulación y mejorar el aspecto de nuestra piel y de nuestras uñas. Además, es una proteína muy utilizada entre los deportistas, ya que su ingesta ayuda a prevenir lesiones. En el caso de que ya se hayan producido también ayuda a una reconstrucción más rápida de músculos y ligamentos. Se trata, sin duda, de una proteína, fundamental para nuestro organismo.

Tratamientos para reforzar la producción de colágeno

La medicina estética también ha avanzado en este campo y muchos tratamientos se centran en la producción de esta proteína para ralentizar el envejecimiento, algunos de los tratamientos que refuerzan su producción:

  • Radiofrecuencia facial: el calentamiento profundo de la piel activa la circulación sanguínea y el drenaje, favoreciendo la producción de colágeno y elastina.
  • Mesoterapia facial: La mesoterapia también promueve la producción de colágeno gracias a la aplicación de ácido hialurónico, vitaminas y otras sustancias.
  • Hilos tensores: son una de las últimas apuestas en medicina estética, aunque en países orientales llevan años utilizándolos. A través de infiltraciones, se introducen pequeños hilos reabsorbibles que favorecen la producción de natural de esta proteína.
  • Láser facial: actúa en las capas más profundas de la piel para generar nuevo colágeno y elastina, y mejorar gradualmente la calidad de la piel.
  • Rellenos dérmicos: sobre todo los reabsorbibles, también ayudan a la producción de colágeno.

En definitiva, inducir a la producción de esta proteina de forma externa o interna reporta múltiples beneficios, no sólo para mejorar nuestro aspecto sino para prevenir problemas de salud. Tienes que tener en cuenta que cualquiera de los tratamientos que promueven la formación de colágeno lo debes hacer en un clínicas especializadas, con amplia experiencia en este tipo de tratamientos que garanticen buen resultados sin poner en riesgo nuestra salud.