Resolver todas las dudas sobre las prótesis mamarias es algo que hacen todas las mujeres que se quieren someter a una cirugía de pecho

Las operaciones de aumento de pecho se encuentran entre las más demandadas en nuestro país, y la evolución de las distintas técnicas de intervención ha hecho que se pueda contar con diversos tipos de prótesis mamarias para obtener resultados cada vez más naturales, con un alto perfil de seguridad.

Las prótesis mamarias

A continuación te contamos los distintos tipos de prótesis mamarias que se utilizan para el aumento o elevación de pecho, que se distinguen principalmente por material de relleno, textura, tamaño, forma y proyección.

Composición de las prótesis mamarias

Gel cohesivo de silicona: Estas prótesis están rellenas de un gel de silicona que ofrece un resultado muy natural. Una de las principales ventajas de este material es que en caso de rotura o desgarro, el gel no se desplaza fuera del envoltorio, de manera que se reduce el riesgo de que migre a otras partes del cuerpo causando complicaciones.

Suero fisiológico: Las prótesis están formadas por una bolsa de silicona que se rellena con suero fisiológico, que es un líquido inocuo para el organismo. De esta manera, si hay alguna fuga y el suero se extiende a otras partes del cuerpo, no causa complicaciones. Estas prótesis suelen tener un aspecto más rígido que las de silicona.

 Textura 

  • Textura rugosa: Las prótesis mamarias de superficie rugosa reducen el riesgo de capsulitis o encapsulamiento, que consiste en el endurecimiento o contractura de la prótesis, al formarse alrededor una capa de fibrina. Esta es la manera que tiene el organismo de aislar un cuerpo que considera extraño y que no puede eliminar, en este caso la prótesis. Como consecuencia, la mama y los tejidos circundantes se contraen y endurecen, obligando a volver a operar.
  • Textura lisa: El tacto de las prótesis mamarias lisas es más blando y suelen adherirse menos a los tejidos, por lo que tienen más movilidad y acompañan con más naturalidad los movimientos del cuerpo. La incisión para introducirlas suele ser más pequeña que la de las prótesis rugosas, y el riesgo de seroma (acumulación de líquido) y de infecciones también es menor.

Tamaño 

El tamaño de las prótesis mamarias dependerá siempre de las características de la paciente  y del resultado que se quiera conseguir. En todo caso es muy importante dejarse aconsejar por el equipo de cirugía plástica y estética para que el resultado sea lo más natural y proporcionado posible.

Formas

Existen dos tipos de prótesis mamarias:

Redondas

Las redondas proporcionan más volumen en la parte superior, dando al pecho un aspecto ‘push-up’ en la zona del escote.

Anatómicas

Las anatómicas tienen forma de gota, por lo que el volumen se va incrementando poco a poco de arriba abajo, dando un aspecto más natural al parecer que la mama cae ligeramente.

La importancia de la proyección de la prótesis mamaria

Una prótesis de un mismo tamaño puede verse de una manera diferente en una paciente o en otra, dependiendo de su anatomía, anchura del tórax… La proyección permite determinar cuánto sobresaldrá del tórax y cómo se verá desde una perspectiva lateral. Esta proyección puede ser baja, media o alta.