La radiofrecuencia facial es uno de los tratamientos más eficaces y de preferencia para combatir la flacidez leve o moderada si lo que estás buscando es una solución poco invasiva. Consiste en la aplicación de una onda electromagnética que calienta la dermis y el tejido subcutáneo entre 40º y 43º.

Este calentamiento estimula la formación de fibras de colágeno y elastina, que son las principales responsables de que la piel se vea firme y tersa.

Por lo tanto, la radiofrecuencia facial no solo consigue combatir la flacidez y recuperar el tono de la piel en el óvalo facial, cuello, papada, pómulos y contorno de los ojos, sino que además es ideal para eliminar las arrugas de expresión y lucir una piel más tersa, con menos arrugas.

¿Qué causa la flacidez facial?

A partir de los 40, incluso antes en algunos casos, es habitual empezar a sufrir cierto grado de flacidez que suele aumentar con los años si no se le pone remedio a tiempo. En la aparición de la flacidez influyen muchos factores, desde la edad y el proceso natural de envejecimiento hasta la obesidad, la exposición excesiva a los rayos ultravioleta o los malos hábitos, como el tabaquismo.

¿Cómo se realiza la radiofrecuencia facial?

La radiofrecuencia facial es un tratamiento poco invasivo y no causa dolor, por lo que no se necesita sedación o anestesia. Sin embargo, la aplicación de calor puede causar algunas molestias, y éstas dependerán de la tolerancia de cada persona al calor.

Modo de aplicación

La radiofrecuencia facial se aplica mediante un cabezal que se unta con un gel conductor y se desliza con un ligero masaje en la zona a tratar. Por lo tanto, exceptuando la incomodidad que pueda producir el calor, es un tratamiento agradable y fácil de tolerar.

Duración

El tratamiento de radiofrecuencia dura entre 60 y 90 minutos, dependiendo de la superficie a tratar, y tras cada sesión se pueden retomar las actividades diarias sin problema, ya que no provoca inflamación ni dolor. Como mucho es probable que notes cierto enrojecimiento que desaparece a las pocas horas.

Número de sesiones

En cuanto al número de sesiones necesarias en radiofrecuencia facial para apreciar unos buenos resultados, será el especialista quien determine cuántas necesitas tras analizar tu grado de flacidez y las condiciones de tu piel. Lo habitual es realizar unas 6 sesiones iniciales para pasar después a un tratamiento de mantenimiento cada 2 o 3 meses.