La radiofrecuencia corporal es uno de los tratamientos más eficaces para combatir la celulitis y la flacidez sin necesidad de someterse a procedimientos invasivos o que requieren un tiempo de recuperación determinado.

La radiofrecuencia corporal se realiza con un aparato que cuenta con un cabezal que genera ondas electromagnéticas y que se desliza por la zona a tratar, dando un enérgico pero agradable masaje. Los ultrasonidos calientan la dermis y el tejido adiposo, destruyéndolo y favoreciendo su eliminación. No requiere una preparación y para aplicar los ultrasonidos solo es necesario poner una crema conductora sobre la piel.

Este tratamiento se aplica con más frecuencia en los muslos, nalgas, abdomen, cara interna de los brazos o las rodillas, donde con el paso de los años se acumula celulitis y aparece más flacidez. También es un excelente complemento para las personas que han perdido peso y quieren mejorar la firmeza y el aspecto de la piel, que suele sufrir una fuerte flacidez al eliminar volumen.

Orientador tratamientos de estética

Radiofrecuencia corporal: resultados

Los resultados de la radiofrecuencia corporal se empiezan a notar desde las primeras sesiones, que pueden durar entre 60 y 90 minutos, dependiendo de la zona a tratar. El número de sesiones necesarias también dependerá de cada persona, pero se recomiendan entre 6 y 10 para obtener unos buenos resultados.

La radiofrecuencia corporal no tiene efectos adversos, aunque es posible que tras la aplicación aparezca algo de inflamación, enrojecimiento pasajero o algún pequeño hematoma que desaparece en poco tiempo. Como es un tratamiento indoloro y no invasivo, se pueden retomar las actividades diarias nada más finalizar cada sesión.

Beneficios de la radiofrecuencia corporal

  • Es muy efectiva contra la celulitis y la piel de naranja. Alisa la piel y mejora su aspecto.
  • Promueve la formación de colágeno y combate la flacidez: mejora la firmeza y el tono de la piel.
  • Aumenta la elasticidad de la piel.
  • Favorece la eliminación de líquidos y toxinas. Para ello es recomendable beber abundante agua tras el tratamiento.
  • Mejora la circulación sanguínea y el metabolismo.
Radiofrecuencia corporal

Contraindicaciones de la radiofrecuencia corporal

La radiofrecuencia corporal es un tratamiento eficaz y seguro para la mayoría de las personas. Sin embargo, existen algunas situaciones en las que no está recomendada:

  • Estar embarazada o en periodo de lactancia.
  • Tener enfermedades cardiovasculares, cáncer o problemas de coagulación.
  • Llevar un marcapasos o prótesis metálicas.

Opiniones sobre la radiofrecuencia corporal

Lo que más destacan los usuarios de la radiofrecuencia corporal es que los resultados se ven en poco tiempo y no requiere ninguna preparación previa o posterior al tratamiento. Además, valoran muy positivamente que se trate de un procedimiento no invasivo e indoloro, lo que les permite realizar las sesiones en cualquier momento del día y retomar sus actividades cotidianas sin problema. Apenas causa molestias y el calor que genera se tolera bien.

Otro aspecto bien valorado es la mejora indiscutible de la flacidez y del aspecto de la piel. Conforme avanzan las sesiones de radiofrecuencia corporal, desaparecen los desagradables hoyuelos que se forman principalmente en muslos y abdomen, la piel se alisa y se nota mucho más firme y tonificada.

Las personas que más se benefician de unos resultados duraderos son las que siguen una dieta equilibrada, practican ejercicio de manera frecuente y complementan el tratamiento con otros procedimientos para el cuidado del cuerpo. 

Por último, señalan que para garantizar que la radiofrecuencia corporal sea eficaz y segura es fundamental ponerse en manos de profesionales cualificados y centros médico-estéticos que cuenten con la tecnología más avanzada. En manos inexpertas, además de no conseguir los resultados deseados, se pueden provocar quemaduras y lesiones en la piel. Si buscas una opción para eliminar la celulitis que sea cómoda y totalmente compatible con la vorágine de tu día a día, no dejes de consultar con tu médico sobre la radiofrecuencia corporal.