El lipoláser es uno de los tratamientos más eficaces y seguros para eliminar la grasa localizada, como la que se acumula en el abdomen, glúteos, cartucheras… Pero también puede aplicarse en otras zonas del cuerpo, como por ejemplo los brazos y las rodillas, en las que suele acumularse la celulitis con el paso del tiempo.

La dieta y el ejercicio físico no suelen ser suficientes para eliminar los depósitos de grasa, combatir la flacidez y mejorar el aspecto de la piel. Sin embargo, el lipoláser consigue todos estos objetivos de manera mínimamente invasiva, mostrando resultados casi inmediatos.

¿Cómo funciona el lipoláser?

El lipoláser es un procedimiento quirúrgico para la extracción de grasa que consiste en la aplicación de un láser que calienta la dermis profunda y destruye las células adiposas sin afectar al tejido sano adyacente. La grasa se licúa y se puede extraer fácilmente aspirándola con una fina cánula o puede ser eliminada por el propio organismo.

La intervención se realiza con anestesia local, con o sin sedación, dependiendo de la zona y la extensión a tratar, y durante todo el proceso se monitoriza la temperatura que alcanza el láser para evitar quemaduras en la superficie cutánea.  Una vez finalizado, el paciente queda en observación durante un breve periodo y puede volver a su casa en el mismo día.

Orientador tratamientos de estética

Ventajas del lipoláser

Al ser mínimamente invasivo, el lipoláser asegura una recuperación más rápida; de hecho, el paciente puede retomar su vida cotidiana con normalidad desde el primer momento. Eso sí, es necesario seguir las recomendaciones del equipo médico, como por ejemplo utilizar prendas de compresión, y evitar el ejercicio físico intenso o el impacto en la zona tratada durante los días posteriores a la intervención.

Lipolaser

La principal ventaja del lipoláser es que consigue retraer la piel y promueve la formación de nuevo colágeno, de manera que la piel se tensa y amolda mejor al nuevo contorno, evitando así la antiestética flacidez. Por lo tanto, además de eliminar la celulitis, conseguimos moldear el cuerpo y mejorar su contorno.

Contraindicaciones lipoláser

Es importante tener en cuenta que el objetivo del lipoláser es eliminar los depósitos de grasa y mejorar la flacidez, pero no tratar la obesidad. Por ello, es importante que tengas claras tus expectativas a la hora de decidirte por este tratamiento. Si tienes un problema de sobrepeso u obesidad, habla con tu especialista para que te recomiende el tratamiento más eficaz, que dependerá de la cantidad de peso que necesites perder y de otros factores, como por ejemplo si sufres alguna enfermedad asociada a la obesidad. El lipoláser puede ser un excelente complemento para mejorar los resultados de tu tratamiento de la obesidad, moldear tu cuerpo y eliminar los depósitos de celulitis imposibles de combatir por otros medios.

¿En cuánto tiempo se ven los resultados?

Los resultados del lipoláser son casi inmediatos, aunque será necesario esperar algunas semanas para ver los definitivos. En cuanto a su duración, dependerá de cada persona: en general, las que cuidan su peso, siguen una dieta equilibrada y practican ejercicio físico con regularidad mantienen los resultados a largo plazo.

En todo caso, para conseguir los mejores resultados es importante que acudas a un centro especializado, donde harán una valoración de tu caso, una medición de contornos, estudio de la zona a tratar y del tejido adiposo,  entre otras cosas. Solo una valoración profesional podrá ofrecerte la máxima seguridad y los mejores resultados.

¿El lipoláser deja cicatrices?

Las incisiones que se realizan para la intervención con lipoláser son muy pequeñas y casi imperceptibles tras la intervención, por lo que no deben preocuparte las cicatrices. Al ser mínimamente invasivo las molestias también disminuyen, y a diferencia de lo que ocurre en la liposucción convencional, con el lipoláser apenas se produce sangrado. El riesgo de que aparezcan complicaciones es mínimo.