Para las mujeres con un pecho muy voluminoso la llegada del verano supone una auténtica pesadilla, ya que se acrecientan los problemas físicos y psicológicos asociados con las mamas excesivamente grandes. Muchas mujeres se sienten muy acomplejadas y tienden a usar ropa amplia que tape el pecho incluso en los meses más calurosos con tal de no verse bajo el escrutinio de los demás.

Y es que mientras algunas personas se someten a cirugías para aumentar el tamaño de su pecho, otras sufren las consecuencias de un crecimiento excesivo desde la adolescencia, acumulando importantes problemas musculoesqueléticos y emocionales.

Consecuencias físicas del pecho demasiado grande

Unos pechos exageradamente voluminosos hace que la persona se encorve, lo que afecta negativamente a la espalda. Asimismo, el peso de las mamas puede causar problemas cervicales y en la columna dorsal que generan dolor crónico de espalda y cuello.

En los casos más graves se pueden producir pinzamientos, desgaste de los discos intervertebrales o incluso hernias discales. Los pechos muy grandes también limitan o hacen más incómoda la movilidad, dificultan el ejercicio físico y, en consecuencia, favorecen el desarrollo de sobrepeso y obesidad, lo que empeora aún más el problema.

Por otra parte, en los pliegues de la piel de la mama y en la parte superior del abdomen aparecen irritaciones y heridas por el roce constante de la piel. Este problema se agrava especialmente en verano debido al incremento del sudor.

Pero además, los pechos grandes tienen un gran impacto emocional en la mujer, ya que se siente avergonzada y acomplejada. Tanto es así que la mayor parte se niega a ir a la playa o participar en cualquier actividad de ocio veraniego que implique ponerse un bañador o un bikini.

¿En qué consiste una operación de reducción de pecho?

La reducción de pecho o mamoplastia de reducción, es una intervención quirúrgica que permite eliminar el exceso de tejido mamario y la piel sobrante para obtener un pecho de un tamaño adecuado. Asimismo, permite levantar y recolocar las mamas, remodelándolas para eliminar cualquier pliegue o flacidez.

Previa a la intervención, se lleva a cabo un exhaustivo análisis de tu caso para recomendarte el procedimiento que más se adapte a tus necesidades y con el que mejor resultados podrás obtener. Además, del apoyo médico y psicológico que necesitas durante todo el proceso, haciendo un seguimiento personalizado de tu caso.

Ponte en buenas manos para mejorar tu autoestima y confianza y podrás poner fin a los complejos para lucir tu mejor silueta este verano.