¿Qué son los análisis clínicos?

Los análisis clínicos son pruebas de laboratorio que estudian muestras biológicas, como la sangre, la orina, las heces y otros fluidos y exudados, con el fin de ayudar al diagnóstico, prevención y tratamiento de diferentes enfermedades.

Junto al examen físico, la valoración de síntomas y la historia clínica del paciente, los análisis clínicos ofrecen información importante sobre la salud del sistema inmune y el funcionamiento de los diferentes órganos. Por ello, aunque no se sufra ninguna enfermedad, es recomendable realizarse análisis rutinarios completos con cierta frecuencia para conocer el estado general de salud y detectar cualquier alteración de manera precoz.

Para que los resultados de los análisis clínicos sean lo más precisos posible, es importante seguir las recomendaciones del médico a la hora de recoger las muestras que se van a analizar o hacer la extracción de sangre, como por ejemplo estar en ayunas si fuera necesario.

Análisis clínicos más frecuentes

Existen diferentes pruebas analíticas según la función del organismo que se quiera conocer o estudiar. Los análisis clínicos más frecuentes son:

  • Hemograma completo: Estudia distintos parámetros en la sangre, como la concentración de glóbulos blancos (leucocitos), encargados de combatir las infecciones; la concentración de glóbulos rojos (hematíes) y hemoglobina, para medir la capacidad que tiene la sangre para transportar oxígeno; el hematocrito, que determina el volumen de la sangre ocupado por los glóbulos rojos, y las plaquetas, implicadas en el proceso de coagulación. Los resultados del hemograma nos pueden advertir de la presencia de anemia, infecciones, leucemia y otros procesos tumorales.
  • Bioquímica sanguínea: Analiza la presencia de ciertas sustancias químicas en la sangre, como las vitaminas, minerales (hierro, sodio, potasio, calcio, magnesio), glucosa, colesterol, triglicéridos, transaminasas y hormonas, entre otras.
  • Perfil lipídico: Consiste en el análisis específico de los niveles de lipoproteínas de alta y baja densidad (HDL y LDL, respectivamente), y triglicéridos en la sangre. La alteración de los niveles puede indicar la presencia o el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular.
  • Perfil hepático: Determina los niveles de bilirrubina, componente de la bilis que se produce en el hígado, y de las enzimas AST (aspartato aminotransferasa) y LDH (lactato deshidrogenasa), cuya producción aumenta cuando hay daño hepático.
  • Perfil renal: Estudia el funcionamiento del riñón mediante el análisis de parámetros como la creatinina, el ácido úrico, el sodio, el calcio, el potasio, la glucosa, las proteínas totales y la albúmina.
  • Perfil tiroideo: Analiza los niveles de tirotropina, hormona estimulante de la tiroides (TSH), la tiroxina (T4), y la triyodotironina (T3) para determinar alteraciones en la glándula tiroidea. Este estudio se indica habitualmente ante la sospecha de bocio, hipertiroidismo e hipotiroidismo.
  • Análisis de orina: El análisis de su composición y concentración ayuda a detectar alteraciones en el funcionamiento de las vías urinarias y los riñones, procesos infecciosos y diabetes.
  • Análisis de heces: La presencia de sangre, parásitos o bacterias en las heces permite diagnosticar distintas infecciones, procesos tumorales del tracto digestivo o enfermedades inflamatorias intestinales, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.
Análisis clínicos

Análisis clínicos especiales

Dependiendo de lo que se quiera analizar o el trastorno del que se sospecha, el médico puede solicitar análisis específicos, como los que buscan determinados marcadores tumorales, hormonales e inmunológicos para el diagnóstico de enfermedades oncológicas, endocrinológicas y autoinmunes, entre otras.

Qué enfermedades detectan los análisis clínicos

Entre las enfermedades que se pueden detectar mediante análisis clínicos están:

  • Anemia y otras enfermedades hematológicas.
  • Trastornos de la coagulación.
  • Infecciones bacterianas y víricas.
  • Distintos tipos de cáncer.
  • Diabetes.
  • Enfermedades cardiovasculares, como hipercolesterolemia o ateroesclerosis.
  • Trastornos endocrinos, como los problemas de tiroides.
  • Enfermedades hepáticas y renales.

Centros de análisis clínicos recomendados

Sanitas cuenta con una amplia red de hospitales y centros médicos en los que puedes hacerte todos los análisis clínicos, ya sean generales o específicos, que te haya prescrito el médico de Atención Primaria o el especialista. Los centros de Sanitas te ofrecen la máxima seguridad sanitaria a la hora de concertar la cita, hacer la extracción y entrega de muestras, y realizar los análisis, para lo que cuentan con la tecnología más avanzada.

Los plazos para obtener los resultados se acortan lo máximo posible con el fin de no retrasar la valoración por parte de tu especialista y conseguir el diagnóstico lo antes posible.

PREGUNTAS SOBRE ANÁLISIS CLÍNICOS

  • Hemograma completo
  • Uronálisis completo
  • Análisis de heces
  • Perfil renal
  • Perfil lipídico
  • Análisis de sangre.
  • Análisis de electrolitos, glucosa, nitrógeno de urea o creatinina
  • Anemia y otras enfermedades hematológicas.
  • Distintos tipos de cáncer.
  • Diabetes.
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Trastornos endocrinos

Un hemograma completo es un análisis clínico común que ayuda al médico a conocer la cantidad total de varios tipos distintos de células sanguíneas. Un hemograma completo mide: los glóbulos rojos y blancos. Este análisis detecta diferentes patologías que afectan la sangre y otros órganos.


Algunas de los análisis clínicos que se hacen en ayunas son:

  • Colesterol HDL y LDL.
  • Electroforesis de Lipoproteínas.
  • Fosfolípidos.
  • Lípidos totales.
  • Lipoproteínas
  • Triglicéridos.

Load More

Lee más sobre análisis clínicos