En la actualidad, uno de los mayores retos de la reproducción asistida es reducir al máximo la posibilidad de embarazo múltiple. La posibilidad de que se produzca un embarazo múltiple en un procedimiento de reproducción asistida se ha reducido de forma significativa en los últimos años.

Reproducción asistida y embarazo múltiple

En la actualidad, sólo un 24% de los embarazos logrados mediante técnicas de producción asistida son múltiples. Los datos estadísticos de que se dispone en España señalan que en el caso de la inseminación artificial el 12% de los embarazos son múltiples, mientras que con la técnica de fecundación se eleva hasta el 20%.

En el caso de la inseminación artificial la gestación múltiple es consecuencia del tratamiento de estimulación hormonal a la que previamente se somete a la mujer para favorecer la maduración de ovocitos. Ya que aumenta el número de óvulos que se desprenden de los ovarios y todos ellos pueden ser fecundados al introducir los espermatozoides de la pareja o el donante en la cavidad uterina.

Sin embargo, cuando la técnica de reproducción asistida que se utiliza es la fecundación in vitro o la inyección intracitoplasmática, el riesgo de que se produzca un embarazo múltiple procede de la necesidad de implantar dos embriones (es lo más frecuente) o tres (el máximo permitido por la Ley de Reproducción Asistida) para aumentar las posibilidades de lograr un embarazo.

Transferencia de un único embrión

No obstante, el reto actual  de los expertos es aumentar las posibilidades de éxito con la trasferencia de un único embrión, con el fin de evitar un embarazo múltiple.

Si bien siempre cabría la posibilidad de que se produjera lo que se denomina una gemelación espontánea, es decir, la partición del óvulo fecundado en dos, lo que daría lugar a la gestación de gemelos univitelinos (placenta única). Esto último es muy raro que ocurra, pero en la implantación de dos embriones podría hacer que la gestación fuese de trillizos o incluso cuatrillizos.

Calidad de los embriones

La cantidad de embriones que se transfieren depende no sólo del aspecto de los embriones logrados, sino también de si ha habido fracasos previos de las técnicas de reproducción asistida o si la mujer es mayor de 40 años, ya que en este caso aumenta la probabilidad de que alguno de ellos no se implante en el útero. Si la morfología de los embriones no es la más adecuada se necesitará implantar dos o tres para tener mayores posibilidades de éxito.

¿Hay síntomas de embarazo múltiple?

La sintomatología gestacional puede ser muy variable entre unas mujeres y otras y dentro de una misma gestante entre un embarazo y otro. La sintomatología relacionada con un embarazo múltiple suele aparecer de una forma temprana y puede ser más intensa que en gestaciones únicas. Es importante conocer, que no todos los embarazos tienen síntomas y que no todas las mujeres los manifiestan de la misma manera. Existen gestaciones únicas muy sintomáticas y embarazos múltiples completamente asintomáticas, aunque por norma se suele establecer que a mayor número de embriones mayor número de síntomas.

¿Cómo lograr un embarazo múltiple?

Las gestaciones múltiples o embarazo múltiple son resultados de fecundaciones de un mismo óvulo por dos espermatozoides o de ovulaciones dobles y fecundación de ambos óvulos por dos espermatozoides distintos.

Estas situaciones se pueden producir de forma espontánea, pero si que es cierto que las técnicas de reproducción asistida han colaborado a un incremento de las gestaciones gemelares. Al inducir la ovulación mediante un tratamiento hormonal, los procesos descritos anteriormente pueden ocurrir de una forma más frecuente, al igual que mediante una fecundación in vitro se puede realizar una transferencia de dos embriones, incrementando por tanto las posibilidades de un embarazo múltiple.