La miopía es uno de los errores de refracción más frecuentes y consiste en la visión borrosa de los objetos lejanos debido a un defecto de la curvatura de la córnea o porque el ojo es demasiado largo. Como consecuencia, la imagen se forma antes de llegar a la retina y no sobre ella, que sería lo correcto.
La miopía puede aparecer a cualquier edad y su gravedad dependerá del número de dioptrías. Aunque este problema refractivo se puede corregir con gafas y lentillas, los avances y seguridad de la cirugía refractiva han hecho que en los últimos años cada vez más personas se decidan operar sus ojos para librarse de la miopía para siempre.

En qué consiste la operación de miopía

En el caso de la miopía, el objetivo de la cirugía refractiva es modificar la curvatura de la córnea para que la imagen se enfoque de manera adecuada. Para ello se utiliza el láser Excímer, que es un láser de alta precisión que permite actuar sobre la córnea sin dañar los tejidos circundantes.
Cuando las dioptrías son muy altas y el láser está contraindicado, la miopía se puede corregir mediante la colocación de lentes intraoculares fáquicas o pseudofáquicas.

¿A qué edad me puedo operar de miopía?

La operación de miopía está indicada en mayores de 18 años que no hayan sufrido variaciones en el número de dioptrías en el último año. Antes de los 18 no es conveniente la intervención, ya que la miopía puede seguir progresando. Por ello, lo mejor es operarse cuando la miopía lleva varios años estable.
A parte de la edad, existen otros factores excluyentes a la hora de plantear una operación de miopía: no está recomendada en personas que tienen otras enfermedades oculares, como cataratas, en pacientes diabéticos con mal control de la enfermedad o con enfermedades autoinmunes.

Riesgos de la operación de miopía

Los riesgos y complicaciones de la operación de miopía son muy poco frecuentes y, en la mayoría de los casos, reversibles. Asimismo, los casos de empeoramiento o pérdida de la visión son excepcionales.
Algunas de las complicaciones que pueden aparecer tras la intervención son:
• Síndrome de ojo seco.
• Sensibilidad a la luz, deslumbramientos y halos.
• Irritación.
• Inflamación.
• Infección.
También es posible que con el tiempo, y debido al envejecimiento natural del ojo, reaparezca la miopía o se desarrollen otros errores refractivos que deban corregirse.

Operación de miopía con láser

Técnica LASIK

Es la técnica más utilizada por su eficacia y seguridad. Durante la intervención se corta y levanta una fina capa del tejido de la córnea (flap), como si fuera una solapa, de manera que uno de los lados de esa capa queda unida a la córnea. Después se aplica el láser sobre la capa intermedia de la córnea para moldearla. Al finalizar, se coloca en su sitio la capa de tejido corneal que se había levantado, que se adhiere sin necesidad de puntos. Para una mayor precisión y seguridad durante la intervención, el láser cuenta con un sistema denominado eye-tracker, que permite detectar el movimiento del ojo y asegurar que el solo se actúa sobre la zona a tratar.
La recuperación con la técnica LASIK es rápida y en ocasiones los resultados son casi inmediatos.

Técnica Lasik

Técnicas de superficie: PRK/LASEK

Se aplica en las personas que no pueden someterse a la técnica LASIK porque su córnea es demasiado fina o débil. En este caso se separa el epitelio o capa externa de la córnea para que el láser moldee la curvatura de la córnea. Una vez finalizado el moldeado, se vuelve a colocar el epitelio y se pone una lentilla para proteger el ojo durante la recuperación. En comparación con la técnica LASIK, la recuperación con la PRK/LASEK es más lenta.

Operación de miopía con lente intraocular

Consiste en la colocación de una lente fáquica o pseudofáquica entre la córnea y el cristalino para corregir la miopía. Es un procedimiento indicado en personas jóvenes con grandes miopías que no pueden corregirse mediante el láser. La intervención se realiza con anestesia tópica, dura unos 20 minutos y se puede regresar a casa en el mismo día tras un breve periodo de observación.

¿Cuánto dura la operación de miopía?

La duración media de la operación de miopía suele ser de unos 10 minutos, independientemente de la técnica (LASIK o PRK/LASEK). No obstante, lo normal es que debas esperar algo más de tiempo antes de irte a casa, ya que los especialistas deben comprobar que te recuperas adecuadamente. En el caso de la cirugía para implantar lentes intraoculares, suele durar unos 15-20 minutos, dependiendo del caso.

¿Cuál es la mejor técnica para la operación de miopía?

En el caso del láser, tanto la técnica LASIK como la PRK/LASEK son seguras, eficaces e indoloras (LA PRK el postoperatorio puede causar dolor leve los primeros días). Después de analizar tu caso, el oftalmólogo decidirá cuál de las dos es la más adecuada para ti. Entre los factores que tendrá en cuenta a la hora de tomar la decisión están el número de dioptrías o las características del ojo. Si tu miopía es muy elevada, el especialista valorará la conveniencia de utilizar otros procedimientos, como la colocación de lentes intraoculares.

¿Cuánto cuesta una operación de miopía?

El precio de una operación de miopía puede ser aproximadamente desde 679 euros por ojo.