¿Sabías que el 40% de los conductores no quieren conducir por la noche porque se sienten inseguros? Eso es porque puede que tenga miopía nocturna y no lo sepas.

¿Qué es la miopía nocturna?

Es evidente que durante la noche se reduce la luminosidad y hay menor contraste entre los elementos que tenemos delante, por tanto, tengas o no miopía nocturna, la visibilidad es menor.

Por este motivo, a la hora de conducir de noche, debemos estar más atentos a la carretera, pues la falta de luz o los deslumbramientos de otros coches o señales que nos encontramos en el camino, aumentan el riesgo de tener un accidente, en comparación con la conducción a plena luz del día.

Los expertos en oftalmología confirman que de noche, la agudeza visual del conductor disminuye y llega a reducirse hasta un 70 por ciento, por lo que requerirá más iluminación para detectar un objeto de noche que un conductor con una agudeza del cien por cien. Además entra en juego otro factor, tener miopía nocturna.

¿Y qué implica la miopía nocturna?

Cuando las horas del sol han desaparecido y no hay apenas iluminación, o ésta es muy baja, el funcionamiento de nuestro ojo varía, y la retina periférica trabaja más que la central por la dilatación de las pupilas, esto implica que todos los conductores sufrimos puntualmente unos pequeños cambios refractivos de -0,75 dioptrías en adelante.

El problema es que todo esto se agrava si los conductores tienen las siguientes afecciones:

Ante todos estos riesgos, los expertos recomiendan realizar al menos una revisión oftalmológica anual para garantizar el buen estado de la visión, y reducir los accidentes en la carretera como consecuencia de la miopía nocturna.

Consejos si padeces miopía nocturna

Es muy importante que si el conductor tiene algún problema visual del tipo que sea, pero en especial, miopía nocturna, y debe conducir de noche.

  • Lleve la graduación adecuada y utilice cristales antireflectantes, que permiten mayor luminosidad, además evitarán los reflejos de las luces de otros coches en la carretera.
  • Los cristales polarizados también pueden facilitar la conducción debido a que cuentan con un sistema de filtro especial que selecciona la dirección de la luz, agudizando la nitidez y la profundidad de campo. El color de los filtros adicionales, pueden ser prescritos por un oftalmólogo, el filtro de color amarillo, por ejemplo, mejora el contraste en la visión nocturna.