Si vas a recibir un tratamiento de quimioterapia, tu oncólogo te habrá explicado en que consiste, su frecuencia y sus efectos secundarios.Revisa como prepararse para recibir un tratamiento oncológico.

Cuando se trata de quimioterapia intravenosa, aunque su administración se realiza en el hospital, generalmente se hace de forma ambulatoria. Es decir, el paciente tiene que acudir al hospital de día, y permanecer allí durante varias horas para la administración del tratamiento.

En la mayor parte de los centros hospitalarios, te realizarán también un análisis de sangre, y mantendrás una entrevista con tu oncólogo y personal de enfermería para valorar el resultado del análisis, y conocer cómo te encuentras.

La finalidad es valorar si las sesiones de quimioterapia han producido alguna toxicidad o efecto secundario que obligue a su retraso o a una disminución de la dosis.

Es importante que le cuentes a tu médico todos aquellos síntomas que hayas experimentado desde el último ciclo. Si tus defensas (nivel de neutrófilos) o tus plaquetas  están bajas, tu médico puede decidir esperar unos días para que te recuperes.

Esto no debe ser motivo de ansiedad ni miedo, pues forma parte de la evolución del tratamiento oncológico. Si ocurre, haz las preguntas que necesites para volver tranquilo a casa.

Algunos pacientes, cuando van a realizar el tratamiento, tienen preparado “un plan B” a la opción de parar durante un tiempo el tratamiento.

Por ejemplo, ir a desayunar con algún amigo o familiar, o se irse de compras para darse un “premio”. Lo importante es que te sientas bien y seas positivo ante los posibles contratiempos que puedan surgir a lo largo del tratamiento.

Recomendaciones para recibir un tratamiento de quimioterapia

Es importante que acudas a las sesiones con buena predisposición. En general, te sentirás bien y sin molestias durante toda la administración del tratamiento de quimioterapia, por que puedes hacer que esas horas de tratamiento, sean tiempo de calidad para ti, aquí tienes algunos consejos:

  • Ponte ropa y calzado cómodo, cómo cuando vas a realizar un viaje largo en avión. Si la administración se va a realizar por medio de un Port-A-Cath u otro tipo de catéter central, recuerda llevar mejor camisa, para que se más sencillo acceder al mismo. Si se va a utilizar un vía periférica, en general, será en uno de los brazos, por lo que asegúrate de llevar ropa con mangas que puedas subir con facilidad.
  • Puedes aprovechar para leer un rato con tranquilidad o mirar esas revistas para las que nunca tienes tiempo
  • Puedes llevar algo de música o alguna serie que te guste ver, es importante que estés relajado.
  • Si vas a estar sólo en una habitación puedes pedirle a algún amigo o familiar que te acompañe y aprovechar para compartir unas horas o incluso jugar a las cartas.
  • Algunos pacientes aprovechan esas horas para meditar y realizar visualizaciones positivas o simplemente descansar. En definitiva, ¡Es tiempo para ti! Haz lo que más te guste.
  • También puedes comprar una libreta especial y aprovechar ese tiempo para escribir sobre todo lo que estás viviendo, centrándote en lo positivo. Puede ayudarte en un futuro.

Antes de irte del hospital asegúrate de no quedarte con dudas, las más frecuentes son:

  • ¿Cuándo tienes que regresar para una nueva sesión del tratamiento?
  • ¿Qué tipo de medicación puedes tener en casa y cuándo recurrir a ella?
  • Síntomas o motivos de alarma por los que debas consultar o acudir al hospital.