Citología. También se conoce como el test de Papanicolau. Consiste en analizar la mucosa del cuello del útero para conocer si hay alguna lesión. Se recomienda hacerla en mujeres en edad fértil tres años después de iniciar las relaciones sexuales.