El ácido úrico es un producto que se forma como consecuencia de la degradación de las purinas, unas sustancias que se generan en la digestión de ciertas proteínas que están presentes en los alimentos.

Por regla general, el ácido úrico se elimina a través de la orina, pero en algunas circunstancias los riñones no pueden eliminarlo y se acumulan niveles elevados de esta sustancia en sangre, lo que favorece la aparición de algunas enfermedades, como la gota y los cálculos renales.

Causas del ácido úrico

El aumento de los niveles de ácido úrico se debe fundamentalmente a que el cuerpo no es capaz eliminarlo. Esto puede deberse al consumo de muchos alimentos ricos en purinas, como las carnes rojas, las carnes de caza, la casquería, también el sobrepeso, o la diabetes o el uso excesivo de diuréticos.

No obstante, a estas causas hay que añadir:

  • El consumo de alcohol.
  • El hipoparatiroidismo.
  • Terapia inmunosupresora.
  • Tener psoriasis.
  • Tener predisposición genética.
  • Insuficiencia renal.
  • La quimioterapia.
  • Tener cálculos renales.

¿Qué enfermedades produce tener ácido úrico?

El exceso de ácido úrico en el organismo se conoce como hiperuricemia. Entre las enfermedades y trastornos que puede causar se encuentran los siguientes:

  • Artritis inflamatoria asociada con hiperuricemia: Ocurre cuando hay altos niveles de ácido úrico en la sangre circulante, lo que hace que los cristales de urato se depositen en los tejidos de las articulaciones y se produzca mucho dolor, es lo que se conoce como ataque de gota. Normalmente, aparecen después de las comidas copiosas, con una gran ingesta de alcohol o con el tratamiento con diuréticos. Responde bien al tratamiento con fármacos y en una o dos semanas desaparecen los dolores. Pero hay que tener en cuenta que las personas que han tenido gota deben cuidar su alimentación.
  • Cálculos renales: Si tu orina contiene más calcio, oxalato y ácido úrico es más probable que desarrolles cálculos renales. Para evitarlos, puedes optar por comer más fruta y verdura y evitar las carnes rojas grasas. Beber líquidos en abundancia también te puede ayudar.
  •  Problemas cardiovasculares: Los niveles elevados de ácido úrico se asocian al síndrome metabólico, al colesterol y a un mayor perímetro abdominal, todos ellos factores de riesgo cardiovascular. Este aumento de los niveles de ácido úrico puede ser consecuencia de una mala alimentación y un consumo excesivo de refrescos y alimentos procesados.
  • Diabetes tipo 2: El ácido úrico alto se relaciona con un mayor riesgo de diabetes tipo 2, ya que se produce inflamación en ciertos tejidos y un aumento del estrés oxidativo.
  • La hipertensión y una enfermedad renal crónica: Son otras de las enfermedades que pueden aparecer en las personas con el ácido úrico elevado. Además, los diuréticos, fármacos que se emplean para tratar la hipertensión, favorecen la aparición de la gota.
  • Fractura de cadera: El ácido úrico en cantidades elevadas favorece la inflamación de los huesos, lo que entorpece la actividad de la vitamina D, clave para mantener los huesos sanos. Por eso, las personas de edad avanzada con niveles de ácido úrico elevado son más propensas a sufrir fracturas de cadera como consecuencia de caídas.

Debes saber que tener un nivel alto de ácido úrico no significa que tengas gota. Si no tienes otros síntomas, no necesitarás tomar ningún medicamento para disminuir tus niveles de ácido úrico.

Para saber si tienes gota, además de niveles elevados de ácido úrico tienes que tener dolor agudo en las articulaciones del pie.

Los niveles de ácido úrico

Por otro lado, los niveles de ácido úrico en sangre varían a lo largo de los días en función de los alimentos que comas, suelen ser más altos por la mañana y van descendiendo a medida que transcurre el día.

Si estás embarazada, tus niveles de ácido úrico son más altos que de lo normal. Pero si son demasiado elevados, pueden ayudar a tu médico a sospechar de la presencia de alguna alteración, como la preeclampsia.