Muchos pacientes antes de la intervención se preguntan si el postoperatorio de la técnica PRK es muy molesto. Es cierto que la cirugía PRK no es tan común como la técnica LASIK, pero se emplea para los casos en los que la córnea no reúne los requisitos necesarios para el LASIK como cuando  es muy fina.

Técnica Lasik

Una de las cosas que hay que tener claro al someternos a una cirugía PRK es que la recuperación es más lenta y molesta que con las otras técnicas que se emplean para la cirugía ocular.

Durante las primeras semanas la visión puede ser un poco borrosa hasta que se iguala, por eso, a lo mejor necesitas llevar durante ese tiempo gafas para leer o conducir por la noche.

Operación con técnica PRK: recuperación tras la cirugía

Evitar sequedad en los ojos

Para evitar la sequedad de los ojos, que es común a casi todas las técnicas que se emplean para resolver los problemas de visión, puedes utilizar lágrimas artificiales o algún colirio específico que te diga tu equipo de especialistas en Oftalmología. Una cosa muy importante es que utilices los colirios que te diga tu oftalmólogo y que una vez que los abras leas muy bien cuánto tiempo los puedes utilizar.

Visión borrosa tras operación PRK 

«Veo borroso tras operación PRK».

No te preocupes si no ves bien al principio. Como te hemos comentado, el postoperatorio de la técnica PRK un poco más lento que con las otras técnicas, con lo cual hasta que pasa un mes no se recupera por completo la vista.

Los primeros días tras la cirugía PRK puedes sentir alguna molestia, picor o dolor. No te preocupes, los colirios que te indique tu oftalmólogo te ayudarán. Si tienes estos síntomas durante más de una semana y no ceden, acude a tu centro especializado para que te den la solución adecuada.

Actividad diaria

Poco a poco puedes ir incorporándote a tus actividades diarias. Lo único es que los primeros días no debes sobrecargar los ojos con actividades como la lectura o ver durante varias horas la televisión.

Frotarse los ojos

Cuidado con frotarse los ojos de forma continuada y fuerte. Hay que intentar evitarlo para no interferir en la cicatrización del ojo.

Ducharse

A la hora de la ducha, hay que intentar no mojar los ojos y emplear jabones o lociones que neutras.

Es bueno evitar el contacto de los ojos con sustancias que lo puedan irritar.

Con respecto al maquillaje, es mejor no maquillarse los ojos en los 15 días siguientes a la intervención. Cuando vuelvas a hacerlo, pon cuidado al desmaquillarte y utiliza siempre productos neutros y suaves, que no irriten la piel de los párpados.

Dormir

No tienes que tomar precauciones especiales al dormir, puedes utilizar la posición que empleas habitualmente.

Gafas de sol

No debes salir de casa sin gafas de sol. Protegerán tus ojos de la luz del sol y de las micropartículas que hay suspendidas en el ambiente.

Ambientes con humo

Evita las habitaciones con humo y con polvo, ya que irritarán tus ojos.

Cirugía refractiva PRK

Aunque la cirugía con láser Lasik es la más utilizada, la cirugía refractiva con PRK tiene sus indicaciones concretas y en algunos casos soluciona problemas oculares que el Lasik no resuelve, o tiene contraindicaciones concretas, por lo que la operación PRK puede ser una opción adecuada para tratar problemas oculares específicos como la miopía y el astigmatismo en pacientes con una córnea algo irregular, muy planas o excesivamente curvas.

Sanitas brinda a los pacientes la oportunidad de prescindir de gafas y lentillas,  sometiéndose a una cirugía refractiva con láser PRK realizada por oftalmólogos expertos del equipo Sanitas a un precio accesible y más reducido del precio habitual de la operación PRK en el mercado.

De este servicio de Sanitas se podrán beneficiar tanto los socios de la entidad aseguradora como aquellas personas que no lo son, gracias al concierto realizado con las clínicas oftalmológicas especializadas en esta operación.

Cómo es la operación o cirugía láser PRK

La cirugía refractiva con PRK se realiza con anestesia local, por lo que resulta una operación indolora. La técnica láser PRK consiste en retirar el epitelio corneal y realizar sobre la córnea los impactos del láser, necesarios para corregir la miopía, con un límite de 5-6 dioptrías, y el astigmatismo, hasta un máximo de 3 dioptrías.

¿Es molesta la recuperación tras la operación PRK?

Durante la operación PRK se coloca una lente intraocular para favorecer la cicatrización y evitar el dolor postoperatorio de la técnica PRK.

Lee más sobre operación PRK