Es una enfermedad de transmisión sexual producida por una bacteria. Una vez detectada se puede tratar con antibióticos. El signo más característico son ulceras en los genitales.