¿Qué es la tricomoniasis?

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) causada por un parásito protozoario denominado Trichomonas vaginalis. La infección se contrae al mantener relaciones sexuales sin protección y es más frecuente en las mujeres que en los hombres, especialmente en personas mayores.

Aunque no se tiene claro el periodo de incubación de la tricomoniasis, se estima que puede ir desde los 4/5 a los 28 días desde la exposición al parásito, si bien los síntomas también pueden aparecer más tarde. En las mujeres afecta principalmente a la vulva, la vagina y la uretra, mientras que en el hombre se manifiesta en la parte interna del pene.

Un alto porcentaje de personas con tricomoniasis no presenta síntomas, principalmente los hombres, pero esto no impide que puedan transmitir la infección a sus parejas. Además, la tricomoniasis puede aumentar el riesgo de contraer otras enfermedades de transmisión sexual, como el VIH. Por ello, es importante realizar revisiones ginecológicas y urológicas frecuentes, que incluyan el estudio de la presencia de infecciones de transmisión sexual.

Síntomas de la tricomoniasis

Síntomas en los hombres

  • Irritación en el interior del pene.
  • Dolor al orinar.
  • Ardor al orinar.
  • Molestias o ardor tras eyacular.
  • Secreción del pene.

Síntomas en las mujeres

  • Secreción vaginal con mal olor, de color blanquecino, grisáceo, amarillento o incluso verdoso.
  • Enrojecimiento, picor y ardor genital.
  • Dolor al orinar.
  • Molestias durante las relaciones sexuales.

Tricomoniasis en el embarazo

Las embarazadas con tricomoniasis tienen un mayor riesgo de parto prematuro y de tener un bebé con bajo peso al nacer. La buena noticia es que la tricomoniasis puede tratarse de manera segura con antibióticos durante la gestación, evitando así estos factores de riesgo.

Causas de la tricomoniasis: ¿Cómo se contrae?

La tricomoniasis está causada por una parásito protozoario llamado Trichomonas vaginalis y se transmite durante las relaciones sexuales con una persona infectada.

Consecuencias y complicaciones de la tricomoniasis

Las personas con tricomoniasis tienen un mayor riesgo de contraer otras enfermedades de transmisión sexual, como el VIH, causante del sida. En los hombres, también aumenta el riesgo de sufrir infecciones de próstata y uretra, mientras que en las mujeres son mayores las posibilidades de tener un parto prematuro o un bebé con bajo peso.

Pruebas diagnósticas: ¿Cómo saber si tengo tricomoniasis?

Para el diagnóstico de la tricomoniasis el especialista se guiará por los síntomas del paciente, podrá realizar un cultivo de muestras del flujo vaginal, y de orina en los hombres. En ocasiones es posible detectarla mediante una sencilla observación de la orina al microscopio.

En los casos en los que el diagnóstico no esté claro, se puede hacer una prueba rápida de antígeno y amplificación de ácidos nucleicos que permite detectar el parásito con más facilidad.

Tratamiento de la tricomoniasis

El tratamiento de la tricomoniasis consiste en la administración de una dosis única de antibióticos, bien sea metronidazol o tinidazol. Para que sea eficaz, deben tratarse ambos miembros de la pareja y se deben evitar las relaciones sexuales durante al menos una semana desde su administración, que es cuando se considerará que la infección está curada. Para evitar molestias y efectos adversos, no hay que consumir alcohol durante las 24 horas posteriores al consumo del metronidazol, y 72 horas en el caso de haber tomado tinidazol.

Medidas preventivas de la tricomoniasis: ¿Cómo prevenirla?

La única manera de prevenir la tricomoniasis y otras enfermedades de transmisión sexual es la abstinencia. En su defecto, es imprescindible usar preservativo, si bien hay que tener en cuenta que no cubre toda la zona genital, con lo cual no previene el contagio al 100%. Asimismo, es importante conocer la salud sexual propia y de la pareja, así como acudir a las revisiones ginecológicas y urológicas para detectar cualquier problema de manera precoz.

Preguntas frecuentes sobre la tricomoniasis

La tricomoniasis es una infección de trasmisión sexual, por lo que se transmite al mantener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada.

La candidiasis es una infección causada por el hongo Candida albicans, que se encuentra de manera natural en la flora bucal, intestinal y vaginal. Afecta a la piel y las membranas mucosas y no se transmite exclusivamente mediante relaciones sexuales. En cuanto a los síntomas, se diferencia de la tricomoniasis en que las secreciones de la candidiasis no producen olor, suelen ser grumosas y de color blanquecino, con una consistencia similar al requesón. Ambas infecciones se pueden distinguir mediante un cultivo. La tricomoniasis se trata con antibióticos y la candidiasis con antifúngicos.

Si no se trata, la tricomoniasis puede durar de meses a años.

Se estima que el periodo de incubación de la tricomoniasis va de los 4/5 a los 28 días tras haber estado en contacto con la persona infectada. Pero también es posible que los síntomas se desarrollen más tarde, por lo que es frecuente que al inicio la infección pase desapercibida.

Tras la administración del antibiótico, se considera que la infección estará curada al pasar unos 7 días. Es importante evitar las relaciones sexuales durante este periodo, ya que todavía se podría tener capacidad de transmitir la infección.

Sí, el metronidazol es, junto al tinidazol, uno de los antibióticos utilizados en el tratamiento de esta enfermedad de transmisión sexual.

El metronidazol, antibiótico empleado frente a la tricomoniasis, se puede administrar tanto por vía oral como mediante óvulos que se introducen por la vagina.

Load More

Lee más sobre enfermedades de transmisión sexual o ETS

Gonorrea: ¿cómo se contagia? Síntomas, causas y tratamiento

Clamidia: ¿cómo se transmite? Síntomas y tratamiento

Virus de papiloma humano: síntomas, tratamiento y prevención