Los ejercicios hipopresivos son algo más que simples abdominales, son ejercicios basados en técnicas respiratorias y en principios de reeducación postural.

En los últimos años la práctica de los ejercicios hipopresivos ha ido ganando fuerza, ya que ayudan a fortalecer la zona abdominal y pélvica disminuyendo el riesgo de lesiones en la espalda. Además, una de sus grandes ventajas es que ayudan a reducir el perímetro abdominal.

¿Cómo funcionan los ejercicios hipopresivos?

A diferencia de otros ejercicios de fortalecimiento abdominal y central, los ejercicios hipopresivos usan la respiración diafragmática y la succión de las vísceras para ejercitar los músculos, lo que hace que se ejerza una menor presión sobre la zona abdominal y sobre la espalda.

En este tipo de ejercicios hipopresivos es fundamental la respiración apneica, que se realiza expulsando todo el aire de los pulmones para después aguantar la respiración y succionar los órganos digestivos, abriendo al mismo tiempo la caja torácica.

Contraindicaciones de los ejercicios hipopresivos

Aunque en líneas generales los ejercicios hipopresivos solo están contraindicados en el embarazo, debes consultar con el equipo de especialistas que ha llevado a cabo la implantación de tu balón intragástrico antes de iniciarlos para asegurarte que los puedes hacer.

La realización de ejercicios hipopresivos te ayudará a controlar tu obesidad leve, es decir, te facilitará reforzar la pérdida de peso que estás obteniendo después de la implantación de tu balón gástrico.

banner_peso_saludable

Beneficios de los ejercicios hipopresivos 

  • Previenen y disminuyen el dolor de espalda porque ayudan a corregir la postura.
  • Reducen el perímetro abdominal y la grasa acumulada. De hecho, una sola sesión de 20 minutos de hipopresivos tiene efectos inmediatos no solo en la disminución de la cintura sino también en la mejora de la flexibilidad en la zona lumbar e isquiotibial.
  • Previenen la aparición de hernias discales y abdominales.
  • Fortalecen el suelo pélvico, ayudando a prevenir y tratar la incontinencia urinaria, habitual tras el parto y como consecuencia de algunos deportes como el running o el atletismo. Al ganar tono muscular en el suelo pélvico, también mejora la función sexual.
  • Previenen el prolapso, que es la distensión o caída de los órganos pélvicos, ya que fortalecen los músculos y ligamentos que los sostienen.
  • Incrementan la capacidad respiratoria y, en consecuencia, disminuye la fatiga al hacer actividad física.

Ten en cuenta que debes seguir los ejercicios hipopresivos bajo la asistencia de personal especializado, puesto que si no se hacen de forma correcta pueden inducir a la aparición de lesiones en la espalda.