La depilación láser perianal es una solución estética cada vez más demandada entre hombres y mujeres que desean eliminar el vello de sus zonas íntimas y sentirse más cómodos. Se trata de una técnica eficaz y segura que, a diferencia de otros métodos de depilación, ofrece resultados definitivos.

¿En qué consiste la depilación láser perianal?

La depilación láser perianal consiste en la aplicación de un haz de luz que actúa sobre el folículo piloso, destruyéndolo al generar calor mediante un proceso denominado termólisis selectiva. El láser es absorbido por las zonas de mayor pigmentación, por lo que es más eficaz en pieles claras con cabellos oscuros que contienen más melanina, que es la que otorga al vello su coloración oscura. Los resultados en cabellos claros o canosos son menos eficaces o variables.

depilación perianal

Depilación de la zona perianal e interglútea

Las zonas perianal e interglútea son el: ano, perineo, testículos, pubis, ingles y glúteo; son zonas especialmente sensibles y requieren un tratamiento cuidadoso para evitar lesiones y complicaciones. Por ello, es muy importante que a la hora de plantear la depilación definitiva de estas zonas acudas a un centro médico especializado y con amplia experiencia en depilación láser.

Si el tratamiento no se realiza de manera correcta, puede aparecer irritación, heridas o infecciones. Es importante que el especialista te haga un estudio personalizado antes de iniciar el tratamiento, ya que los resultados dependerán de factores como tu tipo de piel, cantidad, calidad y grosor del vello.

En todo caso, la depilación láser perianal es la opción más higiénica y segura para esta zona tan delicada, y evita la irritación, el dolor o las lesiones que pueden causar otros métodos, como las cremas depilatorias, la cera o la cuchilla. De hecho la depilación perianal es una de las técnicas estéticas más comunes en hombres.

Orientador tratamientos de estética

¿Cómo se realiza la depilación láser perianal?

Durante las sesiones de depilación láser perianal el láser dispara un haz de luz en la zona a tratar, en la que es posible que notes ardor o sensación de quemazón. Cada disparo es absorbido por la melanina del vello y lo va debilitando.

Los resultados se notan desde la primera sesión y con el paso de los días verás cómo el vello se va desprendiendo. No obstante, la destrucción es progresiva; necesitarás varias sesiones para eliminarlo totalmente y ver los resultados finales. El especialista te indicará el número y la frecuencia de las sesiones necesarias para eliminar el vello de manera definitiva, y lo habitual es que tengas que dejar pasar varias semanas entre una y otra.

Tras la sesión de depilación láser perianal es posible que aparezca un poco de enrojecimiento en la zona, pero suele desaparecer rápidamente sin causar molestias. Durante los días posteriores es importante que hidrates bien la piel, que evites prendas de vestir que puedan rozarla e irritarla y que la protejas del sol, especialmente en verano.

¿Duele la depilación láser perianal?

Una de las principales ventajas de la depilación láser perianal es que no es dolorosa, aunque sí puede causar algunas molestias, por lo que el especialista te aplicará una crema anestésica. Algunos aparatos cuentan con sistemas de refrigeración que enfrían la piel mientras el láser actúa sobre el folículo piloso y disminuyen cualquier posible molestia.

Las molestias suelen desaparecer conforme avanzan las sesiones y la piel de la zona se acostumbra al láser. No obstante, si persisten, habla con el profesional que realiza el tratamiento.

Recomendaciones antes de la depilación láser perianal

  • Evita el uso de cremas, lociones o ropa que puedan irritar la zona.
  • No te depiles con cera, ya que arranca el vello de raíz y hará que el tratamiento sea menos eficaz y se prolongue más.
  • No tomes el sol o te apliques rayos UVA en la zona a tratar.
  • Si tienes granitos, irritación o alguna lesión en la piel, es mejor que hables con el especialista para ver si es conveniente posponer la sesión y evitar así molestias o complicaciones.