El blefaroespasmo, más conocidos popularmente como tic nervioso en los ojos, son contracturas repetidas e involuntarias de los finos músculos que se encuentran en los párpados superior e inferior, llamados músculos orbiculares. Se dan con más frecuencia en las mujeres que en los hombres y en la mayoría de los casos se producen en un solo ojo y en un único párpado, aunque en ocasiones aparecen en ambos párpados e incluso en los dos ojos.

Blefaroespasmo Síntomas 

 Los síntomas que produce el blefaroespasmo son sobre todo una sensación molesta de contracción repetida, involuntaria y rápida, que en la mayoría de los casos ni siquiera se percibe a simple vista por quien lo sufre cuando se mira al espejo y tampoco lo aprecian las personas de su entorno. En determinadas ocasiones estos síntomas pueden ir acompañados de molestias oculares cuando los ojos se exponen a una luz muy intensa y en algunos casos se puede notar un deterioro de la visión.  En cuanto a la intensidad de estos síntomas, pueden ser muy tenues cuando afectan a muy pocas fibras del músculo del parpado; es lo que se conoce como fasciculaciones. palpebrales.

Blefaroespasmo Causas

 Las causas por las que se produce el blefaroespasmo son diversas y casi siempre banales. Muchos de ellos se desencadenan, simplemente, por causa desconocida. El estrés de cualquier tipo (laboral, personal, falta de sueño) también puede estar implicado, así como la ingesta de bebidas estimulantes (café, té, de cola o energéticas).

Algunos déficits nutricionales, como el de calcio, que interviene en la contracción de los músculos, el magnesio y el potasio, también tienen relación con la aparición de estos tics. Otras circunstancias que pueden estar detrás de los blefaroespasmos son:

  • Ojo seco producido por estar en espacios cerrados y poco ventilados.
  • Fatiga ocular, por ejemplo, en personas que pasan muchas horas con el ordenador, tabletas y móviles.
  • Traumatismos o golpes en el ojo.
  • Mala graduación de la vista (hace forzar el ojo en exceso).
  • Algunos medicamentos, entre los que se encuentran los antihistamínicos y ciertos antidepresivos.

La duración, intensidad y frecuencia de blefaroespasmo es muy variable: mientras algunos se mantienen durante varias semanas, otros desaparecen espontáneamente. Sin embargo, en algunas ocasiones pueden mantenerse de forma excesivamente prolongada o aumentar de intensidad, pudiéndose presentar además otros problemas relacionados con estos tics que hacen necesario acudir a la consulta del oftalmólogo:

  • Afectación de la visión.
  • Cefalea intensa.
  • Caída del párpado.
  • Visión doble.
  • Presencia de tics en otras partes de la cara.

 Blefaroespasmo Tratamiento

Se dirige principalmente hacia la causa que lo origina. Por ejemplo, en el caso del estrés, técnicas de relajación como el mindfulness son una buena opción, así como la práctica de ejercicio físico de forma regular para canalizar tensiones. También se aconseja reducir el consumo de bebidas estimulantes sustituyéndolas por otras más naturales, como zumos.

Asimismo, se deben vigilar tanto las horas de sueño como la calidad del mismo, ya que el insomnio puede  estar ocasionando un blefaroespasmo. Asimismo, es muy importante realizar revisiones oftalmológicas periódicas como norma general una vez al año y llevar una graduación adecuada si se usan gafas o lentillas, pues con ello se puede prevenir el desarrollo de blefaroespasmo o tratarlo en el caso de que se haya producido por un problema vinculado a la graduación. Otra recomendación es evitar la fatiga visual haciendo periodos regulares de pausa en el trabajo (mirar hacia el horizonte durante medio minuto) para descansar la vista, y asegurarse de que el ojo esté lo suficientemente húmedo en ambientes secos, empleando humidificadores o lágrimas artificiales.

Cuando se trata de blefaroespasmos más graves, el especialista puede prescribir inyecciones periódicas de toxina botulínica para relajar de forma permanente el músculo del párpado contraído. Asimismo, en determinados casos también se puede llevar a cabo una pequeña intervención quirúrgica sobre el músculo orbicular del parpado afectado.

Cómo preparar la consulta con un especialista 

Siempre es recomendable consultar al especialista la aparición de un blefaroespasmo, y más aún si este se mantiene en el tiempo, es muy intenso y resulta especialmente molesto. Es importante llevar preparados una serie de datos que pueden ayudar a determinar la causa y orientar sobre el tratamiento:

  • Desde cuándo notas el blefaroespasmo y con qué intensidad lo sientes.
  • Si lo has padecido en alguna ocasión anterior.
  • Si va a acompañado o no de otros síntomas.
  • Si sufres alguna enfermedad o has tenido algún problema de salud recientemente.
  • En caso de usar gafas o lentillas, llévalas a la consulta y adjunta el informe de la última graduación.
  • El tipo de trabajo que realizas (si pasas muchas horas delante del ordenador, si trabajas en espacios cerrados…).
  • Los fármacos que estás tomando (ya hemos visto que algunos pueden producir blefaroespasmo).
  • Comentarle si estás expuesto a alguna situación puntual de estrés y cuál es tu estilo de vida (patrones de sueño, alimentación, si tomas muchas bebidas estimulantes…).
  • En caso de que el médico recomiende tratar con toxina botulínica u operar, pregúntale en qué consisten estas soluciones, qué riesgos pueden tener, etc.