Cuándo tenemos decidido hacernos una mamoplastia ya sea para corregir el volumen, acabar con la flacidez e incluso mejorar la asimetría del pecho, puede surgirnos la duda de si se nos quedarán cicatrices después del aumento de pecho, aquí resolvemos las dudas.

¿Quedan cicatrices después del aumento de pecho?

Cuando no nos sentimos a gusto con la forma o el tamaño natural de nuestros pechos, la insatisfacción puede hacer que nos sintamos acomplejadas, lo que no solo puede condicionar nuestra forma de vestir, sino también nuestras actividades de ocio como ir a la playa, o mostrarnos con menos ropa en los meses de verano puede suponer un problema de autoestima, y nos podemos a llegar a obsesionar, por ello debemos plantearnos si la operación de pecho puede ser la solución.

La mamoplastia consiste en realizar una incisión en el pecho a través del cual se introduce una prótesis mamaria. Por lo tanto, las cicatrices son inevitables, debes tener en cuenta que siempre estarán ahí, sin embargo, con un cuidado riguroso, siempre que la cirugía haya ido bien, serán difíciles de ver.

Factores que influyen en la cicatrización

En el proceso de cicatrización intervienen muchos factores, algunos se pueden controlar, sin embargo, otros pueden ser totalmente imprevisibles. Entre esta combinación de múltiples factores pueden destacarse los siguientes:

La habilidad del cirujano: es fundamental ponerse en manos de un médico especialista con amplia experiencia para que ejecute una buena intervención y minimice dentro de sus posibilidades, el impacto de las incisiones.

La capacidad de reparación y cicatrización de la piel, en la que a su vez influyen:

  • El tipo de piel: No todas cicatrizan de igual manera.
  • La edad: No es lo mismo operarse con 25 años, cuando la piel es más firme y tiene más colágeno y elastina, que con 60 en la que ya existe flacidez.
  • La zona en la que se ha hecho la incisión.
  • El tabaco: Que el paciente sea o no fumador, ya que fumar altera la microcirculación sanguínea y el proceso de cicatrización.
  • Que se produzcan infecciones: aunque no son frecuentes, pueden ser una complicación que influye negativamente en una buena cicatrización.
  • Que se sufra alguna enfermedad que complique el proceso de cicatrización, como diabetes, insuficiencia arterial o arterioesclerosis.

Tipos de incisiones en la cirugía de aumento de pecho

Asimismo, la cicatrización depende de la técnica utilizada. Habitualmente las incisiones se realizan de dos maneras:

  • Entre la parte inferior de la areola (en su borde) y la piel de la mama: Esta zona es la que tiene mejor cicatrización.
  • Entre la axila y el surco sub-mamario: Esta zona tarda más en cicatrizar, pero la marca que queda está en un sitio con un pliegue natural y por tanto, resulta muy discreta.

El postoperatorio para las cicatrices después del aumento de pecho

El postoperatorio es un proceso muy importante para las cicatrices después del aumento de pecho, tal y como ocurre en cualquier otra cirugía. Por ello, es fundamental que sigas las recomendaciones del médico especialista para que el resultado final sea el esperado.

Consejos para una buena cicatrización

  • Evita el tabaco y el alcohol: Estos malos hábitos dificultan la microcirculación sanguínea, es decir, el aporte sanguíneo necesario para la nutrición adecuada de la herida.
  • Utiliza en sujetador adecuado.
  • Reposo: debes respetar los tiempos de reposo que te indique el cirujano.

En definitiva, la recuperación de la mamoplastia es un proceso en el que la piel necesita su tiempo para restablecerse. Las cicatrices después de la cirugía de aumento de pecho son inevitables, estas pasarán por una fase inflamatoria y más rosada, en la que debes evitar el sol para que no se pigmente. Pasado un tiempo, y siempre siguiendo los cuidados pautados por el médico especialista, la cicatriz se irá tornando más del color de tu piel hasta quedar completamente integrada con tu color natural.

Si estás decidida a operarte tómate tu tiempo, pues la importancia de estar segura de ti misma es clave. Asegúrate de elegir un buen especialista y una clínica de confianza que tenga amplia y constatada experiencia en este tipo de intervenciones. No dudes en preguntar sobre todo lo que te inquiete, los miedos y dudas son completamente normales, lo importante es afrontar la intervención con total seguridad y tranquilidad.