Los pechos caídos o ptosicos son habituales a partir de los 40 años, pero puede darse incluso en edades algo más tempranas sobretodo en mujeres con excesiva laxitud de los tejidos, lo que para muchas mujeres es un tema a prevenir, o a tener en cuenta.

Causas de los pechos caídos

Las causas que lo provocan son muchas y muy variadas, las más comunes son:

  • Laxitud de los tejidos
  • Falta de tejido graso
  • Dietas rápidas de adelgazamiento
  • Hundimiento de glándulas mamarias
  • Embarazo
  • Tener sobrepeso

Cómo prevenir o mejorar los pechos caídos

A continuación, te contamos algunas opciones para prevenir y mejorar los pechos caídos:

  • Hacer ejercicio te ayudará a mantener los pechos en su sitio y evitar que la fuerza de la gravedad se salga con la suya. Trabajar los músculos pectorales contribuye a endurecer el pecho, aunque no cambiará la forma, si es que este es tu problema.

Algunos de los ejercicios más recomendables para tratar esta zona del cuerpo son lo fondos sobre pared, las flexiones y estiramientos, y los ejercicios de presión de manos.

Los ejercicios con pesas también pueden ayudarte a levantar y fortalecer los senos, siempre que se tenga constancia con una práctica de al menos 3 veces a la semana.

Ejercicios para levantar pechos caídos

  • Fondos sobre pared: Frente a la pared, separa los pies a la altura de las caderas. Coloca en la pared las palmas de las manos a la altura de los hombros. Los brazos deben quedar estirados y paralelos entre sí. Flexiona los codos lentamente sin quitar las manos de la pared, cuenta hasta tres y sube. Haz unas diez repeticiones, descansa un minuto y vuelve a empezar.
  • Presión de manos: Junta las palmas frente al pecho. Ejerce presión uniforme sobre ellas con tal fuerza que los músculos pectorales se pongan tensos. Es importante mantener la espalda recta. Ejercer 10 segundos de presión y 5 de relajación. Repite diez veces.
  • Ten en cuenta que ciertos deportes que implican balanceos, sacudidas o movimientos bruscos y repetitivos del pecho (como la equitación), afectan negativamente a los pechos, especialmente si éstos son voluminosos. Para practicarlos, es indispensable un sujetador deportivo adecuado.
  • Evita algunos hábitos perjudiciales para mantener la firmeza de la piel, como una mala alimentación, fumar, las malas posturas, los baños demasiado calientes y las exposiciones prolongadas al sol.
  • Elegir el sujetador adecuado te puede ayudar a prevenir o disimular los pechos caídos. Es importante que sea cómodo, que no ejerza presión y que sea de la talla apropiada. Es importante combatir la gravedad de forma constante por lo que se aconseja un uso continuado de sujetador, de forma que, cuando estamos en casa los mejor es utilizar prendas deportivas comodas que realicen esta función, incluso durante el descanso nocturno.

¿Cómo saber la talla de sujetador?

Para calcular la talla, mide el contorno bajo el pecho (L) y el contorno a la altura del pezón (P). Suma (L)+15, y este será el número que debes buscar en la etiqueta (85, 95, 100, etc.).

Para saber la copa, resta (P) – (L) y según el número que salga te corresponderá una letra (ver tabla).

Restar (P) menos (L) Copa
14 o 15 cm A
15 o 16 cm B
16 a 18 cm C
18 a 20 cm D
20 a 22 cm E
22 a 24 cm F

Operación de pechos caídos

Además de estos hábitos que te proponemos, también puedes recurrir a la cirugía estética, pero ten en cuenta que deberás ser capaz asumir, aceptar y entender, lo que supone la operación y su posoperatorio, además de haber terminado tu desarrollo físico.

Existen varios tipos de intervenciones quirúrgicas según el objetivo que se desee alcanzar:

Mastopexia para elevar el pecho

Se realiza en el quirófano y con anestesia general. Consiste en eliminar el exceso de piel de la mama y recolocar la areola y el pezón para que queden en una posición más elevada.

Postoperatorio de la Mastopexia para elevar el pecho

Durante el posoperatorio de la mastopexia pueden darse molestias parecidas a las agujetas, pero las molestias son moderadas intensas. Además del pecho, el resto del tórax puede estar un poco inflamado hinchado, especialmente la zona de las costillas y esternón. También pueden aparecer moratones que tardan de 10 a 20 días en reabsorberse.

Si no hay complicaciones, lo habitual es llevar vida totalmente normal en 7 días, 10 como máximo. Para hacer deporte hay que esperar unas 4 semanas. A partir de ese momento hay que reanudar la actividad deportiva de forma progresiva. La cicatriz resultante estará alrededor de la areola, en la zona vertical y surco según el grado de pecho caido y la necesidades, pero con el paso del tiempo de disimularán de forma significativa.

Mamoplastia de reducción

Si el volumen del pecho fuera excesivo, estaría indicada una mamoplastia de reducción, intervención que elimina el exceso de grasa, tejido y piel, eleva la mama y disminuye la areola si es necesario. Se lleva a cabo normalmente con anestesia general.

Mastopexia y mamoplastia de aumento

Al mismo tiempo que la mastopexia, o cirugía para elevar el pecho, puede realizarse la cirugía de aumento de pecho o mamoplastia de aumento.

El objetivo es aumentar el tamaño de las mamas mediante la colocación de un implante.
La prótesis suele colocarse debajo de la envoltura del músculo del pecho (subfascial). Tras la cirugía se puede llevar vida casi normal a partir del quinto día.

Postoperatorio mamoplastia de aumento

Es habitual tener una sensación de plenitud y tirantez durante las dos primeras semanas. La inflamación desaparecerá completamente a las 3 o 6 semanas.

Los implantes que se utilizan en la actualidad no tienen fecha de caducidad, basta con pasar las revisiones periódicas establecidas para garantizar su buen estado. Los implantes de gel de silicona cohesiva son considerados los mejores.

La mamoplastia de aumento no es un problema a la hora de hacer una mamografía posterior, si bien es necesario informar al profesional médico y al técnico que realice la prueba. Aunque es una de las operaciones más fiables hoy en día, pueden aparecer complicaciones. Te recomendamos acudir a un centro que ofrezca garantías de éxito y que te asesore adecuadamente.

En definitiva, podemos mejorar el aspecto de los pechos caídos de muchas formas:

  • Con una rutina de ejercicios específicos para la zona.
  • Con uso de un sujetador adecuado.
  • Llevando hábitos de vida saludable.
  • Mediante cirugía estética, siempre en centros especializados y bajo seguridad médica.